Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

domingo, 10 de febrero de 2013

El riesgo en su justa medida

¿Quien no se ha arriesgado demasiado en un examen de tests y ha suspendido, o casi sabía la pregunta y no se atrevió a contestar? Para eso hay una forma de hacer las cosas que puede resultar útil. Ahí va: Leer más... Todo el mundo sabe que se puntúan de forma negativa las respuestas erróneas con objeto de que la gente no se ponga a contestar al azar de cualquier manera, es decir, que en un examen de tres respuestas posibles, si contestas una al azar y fallas tienes una penalización del 50%, mientras que las posibilidades de acertar son del 33%. Es decir, al ser menor la posibilidad de acertar que la posible penalización, el tema no compensa.

Pero eso cambia si se puede descartar una de las respuestas. En ese caso, en un examen de tres preguntas, la penalización del 50% ya se iguala con la posibilidad de acertar, otro 50%, y si de esas dos creemos que una es más probable que otra, entonces trae cuenta contestar.

Esto que cuento, para asignaturas con tres opciones puede ser ventajoso. Pero donde de verdad se le saca rendimiento es en exámenes con cuatro opciones como Psicobiología:

La puntuación negativa en psicobiología es del 33% (es decir, que si contestas al azar, la penalización es de un 33%), y contestando al azar, las posibilidades de acertar son de un 25%. No compensa. Pero si de esas cuatro respuestas puedes descartar una, se igualan las posibilidades (33% de penalización y 33% de posibilidad de acertar). Si de las tres respuestas restantes eres capaz de descartar otra, o alguna es muy poco probable que sea correcta, u otra tiene pinta de serlo, entonces sí trae cuenta arriesgarse (porque la posibilidad de acertar es mayor del 33%, que es la penalización).

¿Cómo lo hago yo? En una hoja de papel apunto mi respuesta y la probabilidad de que sea cierta, en el caso de psicobio 100% si estoy seguro, 50% si dudo entre dos, 33% si dudo entre tres y 25% si no tengo ni idea. En el caso de exámenes a tres respuestas, 100% si estoy seguro, 50% si dudo entre dos o 33% si no tengo ni idea.

Esto se modela. Porque luego hay veces que estoy casi seguro de una respuesta, y valoro de forma personal la posibilidad de estar en lo correcto (60, 70 u 80%, por ejemplo).

Cuando decido qué respuestas contestar, en el caso de psicobio contesto todas en las que la posibilidad de acertar sea superior al 25% (cuadrando el número con lo que explique en esta otra entrada). En el caso de asignaturas a tres respuestas el número tiene que ser superior al 33%.

Haciendo eso que digo se consigue arriesgar en la justa medida, y los resultados (al menos en mi caso) han sido sorprendentes.