Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

miércoles, 1 de febrero de 2012

¡Hagan juego, señores!

Por fin. Ya han comenzado los exámenes. Lo que debería ser una evaluación de los saberes adquiridos se convierte en una lotería a la que juegas sin ni tan siquiera pretenderlo. Ya no hablo de las diferencias abismales de nivel entre semanas (no hay una regla exacta, a veces el difícil es en la primera y a veces es en la segunda) sino a la diferencia del nivel que se exige en una misma asignatura en función de los años.
Leer más...
Cuando decidas matricularte en una asignatura de Grado de Psicología en la Uned debes tener en cuenta que no todo dependerá de tu esfuerzo. También estarán los factores que no se pueden controlar (tener un mal día, enfermedades, etc…) y por si eso fuera poco dependerás también del “pie” con el que se haya levantado quien prepara las preguntas. Vas a jugar a la ruleta aunque no hayas entrado a un casino en tu vida. Y de donde caiga la bola (que no depende de ti, sino de los Equipos Docentes que preparan las preguntas de los exámenes) dependerá que en un curso haya más notables o sobresalientes que aprobados en el siguiente (o en el anterior).

Ya se, siempre existe un componente de azar. Pero algo que debe ser mínimo o colateral, en esta Universidad y con estas políticas a la hora de preparar exámenes se está convirtiendo en algo determinante.

¿Es tan complicado hacer exámenes de nivel similares todos los años? Porque desde luego es injusto ya no que tu aprobado dependa de en qué semana te examines, del criterio del ED de turno (cambiante), que puede decidir anular una pregunta mal formulada por ese mismo ED (con el perjuicio general que eso supone) o darla por buena a todo el mundo, (eso ya es sabido y se ha comentado en repetidas ocasiones), sino que ahora también depende de en qué año te matricules de una asignatura. El número de variables al azar aumenta.

En este caso concreto me refiero al examen de ayer de Psicología de la Memoria (antes de que alguien piense que me quejo porque me salió mal el examen he de apuntar que esta asignatura la aprobé el año pasado), aunque por lo que cuentan, el examen de Psicopatología no fue precisamente "un camino de rosas" (en este caso tampoco me quejo porque me haya salido mal, ya que esta otra materia la tengo también superada).

¿Cuál es el problema? ¿Hace falta dinero?¿La consigna es endurecer el nivel?¿A más suspensos más matrículas? Espero que no, porque se puede matar a la gallina de los huevos de oro desmoralizando al estudiante que si descubre que estudiar no basta puede decidir dejar el estudio (o esta Universidad).

¿Cada ED se ve en la necesidad de demostrar que su asignatura es la más complicada no valorando los conocimientos de la asignatura, sino datos memorizados que tienen aplicación nula?¿Hay que demostrar lo inteligentes que son, o que lo son más que otros?¿Para que sirve memorizar datos huecos? ¿Tan complicado es indicar el nivel de exigencia a lo largo del curso para que alguien pueda calibrar como ha de llevar una asignatura? ¿Es divertido jugar con el trabajo, el esfuerzo, las horas empleadas y los sueños de los estudiantes, que se han esforzado para luego ver que las preguntas que les ponen en las pruebas no tienen aplicación con la asignatura (aun viniendo en el libro, que no siempre)?

Sería interesante que se publicasen (y se publicitasen) los niveles de notas de cada asignatura en cada año y convocatoria. Hablando de ruletas… apuesto a que las diferencias entre los diferentes años (y ya no digamos entre las diferentes semanas) serían abismales.

Luego pasa lo que pasa. O se permite que el número de aprobados sea ínfimo o se hace algo para "convertirlo". Ha habido ocasiones donde en función del nivel de aprobados se hace algo que consigue que las estadísticas no se salgan del rango, por ejemplo, se baja el nivel en el que se suma la Pec (Fundamentos de Investigación, Septiembre 2009-2010). Pero esas actuaciones son “a posteriori”.

Eso, que puede favorecer a algunos estudiantes y que nivela el número de aprobados, es injusto a nivel individual, porque supone que las condiciones claras y determinadas con que debemos ir a los exámenes, de un número de respuestas correctas netas como listón para aprobar no son las indicadas. Yo no encaro del mismo modo un examen si necesito doce correctas sobre treinta totales que si necesito quince, o como en el caso de Psicología del Desarrollo el año pasado, diecisiete. El nivel de riesgo no es el mismo, y si de antemano sé que puedo aprobar con doce y no necesito quince (por poner un ejemplo), los riesgos que asumo son menores. Por lo tanto se reparan las estadísticas, pero no se reparan perjuicios a estudiantes individuales.

En otras ocasiones (ya advierto que eso es subjetivo) se complementa una semana con la siguiente. No es el primer caso de un examen que no hay por donde cogerlo, nivelado con un examen en la segunda semana que resulta una “cuasi-Maria”.

Y en otras se dan por buenas preguntas hayas contestado lo que hayas contestado. Lo malo a veces, es que regalen la pregunta (una concreta) solo a quien la ha contestado. En esos casos el agravio comparativo es doble. El nivel del examen es alto, y como no la hayas contestado encima tu nivel relativo queda aun más abajo.

No estoy en contra de que se repare el daño. Lo malo es que ninguna reparación es equitativa. Y lo lamentable es que ese daño se produzca convocatoria sí y convocatoria también. Que haya asignaturas con más de una pregunta anulada de media, o que a pesar de estudiar horas y horas dependas de un gesto de "gracia" del ED de turno. Y ahora le sumamos la "borrachera" del nivel que se le exige a los alumnos, que a la vista de los textos y las respuestas en algunos foros de alf no se ve correspondido con el desempeño por parte de los profesores.

La forma de que los alumnos no jueguen a la ruleta y no se vean perjudicados en su legítimo derecho a aprobar con un nivel determinado independientemente del año de matrícula, de la semana de examen o de la competencia de la persona que genera las preguntas es que esas preguntas de los exámenes se preparen con criterio, pero no el criterio de “a ver si no pasa nadie”, sino un criterio justo, que se revisen antes, y que se cumpla con los créditos que tiene la asignatura. Un ejemplo muy claro es Psicopatología. Si destinásemos las horas que se les supone a nueve créditos, podríamos leer detenidamente y a duras penas los dos libros de que consta la asignatura una sola vez. Con eso es complicado memorizar a un nivel en el que te tienes que saber hasta las gráficas.

Con todo siempre se encontrará a alguien que afirmará que el examen era asequible. Si yo dedico doce horas al día para estudiar cinco asignaturas en un cuatrimestre puede que cualquier examen me parezca asequible. Si solo llevo una asignatura o dos también es fácil que cualquier examen me resulte asequible. Pero la realidad es que la media “oficial” o el baremo de 30 créditos por cuatrimestre, un curso completo, que traducido a horas y en el mejor los casos es de 900 horas, (supone aproximadamente 7 horas y veinte minutos al día para cinco asignaturas, menos de hora y media al día por materia, incluidas tutorías, Pec’s y clases). Al que le parezca el examen de memoria o psicopatología asequible habiéndole dedicado 180 horas, repito, con Pec incluida, genial. Lo dudo mucho, la verdad. Pero el que haya estudiado más horas que esas, cuando dice que el examen fue asequible, está tergiversando los números y falseando la realidad.

P.D.: Se comenta hoy en el off-topic lounge que el examen de Diseños de Investigación ha seguido la senda de los otros dos. Por mucho azar y mucha ruleta... eso no puede ser casualidad y alguien debería dar explicaciones.