Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

ACABAN DE PERDER OTRA ESTRELLA MICHELIN

Yo nunca hubiera elegido un logo conmemorativo del 40º aniversario de la creación de una universidad que pudiera trascender su contenido de forma radicalmente opuesta con tan sólo girarlo noventa grados a la izquierda y con tres puntitos, apenas añadidos, para los menos perceptivos. Cuando leí en la sinopsis del trabajo que dicen haber utilizado el clásico recurso literario de sinécdoque literaria (cuarenta primaveras), se me cayeron los tambalillos. Máxime, si les ocurre como a mí que, por descuido, giré el logo y me pareció vislumbrar “el cerdito cuatrero”. Leer más...Me pregunto si acaso cualquier logotipo no es en sí eso mismo, un tropo, una metonimia que usa de la licencia retórica para expresar un todo con una parte. Nada se ha inventado, nada nuevo hemos aprendido para empezar. A continuación, dice utilizar este recurso floral para representar simultáneamente la idea que se pretende de docencia, validez de las enseñanzas de la institución, y sus títulos. En definitiva: la excelencia. Y evolucionan los insignes creativos desde una flor hasta los que dicen llamar un “referente formal” llamado laurel. Me quito la boina.
Respetando a la insigne comisión seleccionadora, y a la empresa que lo ha diseñado, permítanme que use de mi derecho de ejercicio de crítica a esta inusual semiótica aplicada para dar un respiro a las conciencias de los que “flipamos”, con la misma verborrea con la que se nos quiere vender el invento. Analicemos paso a paso:
1. Poca imaginación y aparente funcionalidad al utilizar el mismo pantone de color de uno de los logos de la universidad, habiendo millones de combinaciones posibles. El color debe hablar también en un logotipo. Este no destaca nada nuevo. Nada a celebrar. Está claro que da igual una boda que un funeral. Yo apuntaría a los términos “oportunista”, “facilón”. Un pelote.
2. Esto de “cuarenta primaveras” no me cuadra. Si mal no recuerdo la UNED comenzó su andadura según R.D. Decreto 2310/72 de 9 de Septiembre, aunque su funcionamiento comenzará en el 1973. Por tanto sería, en todo caso, “40 otoños”. Si alguno pudiera pensar que el fonema “otoño” tiene una connotación social de denostado, en declive, imaginen lo de “primaveras” como se percibe: ¿florecimiento, esplendor, alegría? o ¿Primo, ingenuo, simple, incauto? Los sinónimos y antónimos también cuentan para un eslogan o diseño. Un pelote.
3. Las formas, la caída, y la dirección de los trazos no son precisamente de “esplendor”, “florecimiento” o la idea de “excelencia”. ¿No se han fijado que tiende hacia la izquierda, en un declive que hasta el desflore de uno de los pétalos del símil a “laurel” lo dice todo? Si mal no recuerdo, el laurus nobilis es peremne. No cabe caída de hojas si no es por el purgón u otras plagas. Realmente, está representado así. No invento nada. Cualquiera en su derecho podría preguntar ¿Tanto pesan los 40 años que si seguimos así nos vamos a cargar el jardín? A los 50 ruina. Tallo roto. Un pelote.
4. En cuanto a lo del imperativo funcional, solidez y rápida lectura de sus contenidos a tamaños más pequeños, no hay nada que objetar. Esto es obviar lo obvio. Medio punto.

Nota final: 0,5. NO APTO. Me gustaría ver los 799 logos restantes. Entre metáforas: Si este es el trabajo del mejor Cheff creativo, ustedes han perdido para mí otra estrella Michelin.