Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Mundos paralelos

Este fin de semana me dio por echar un ojo al libro de psicología social. Hace año y medio que aprobé esa asignatura (si tenemos en cuenta el primer parcial casi hace dos años), y en este tiempo hay cosas que aunque no se hayan olvidado sí que han perdido cierto efecto. El releer los libros de asignaturas superadas es una práctica que creo muy recomendable y por mi parte pienso predicar con el ejemplo con la casi totalidad (no todas) del resto de asignaturas. Leer más...

Decía el otro día en el off-topic lounge que hay muchas partes de asignaturas o incluso asignaturas completas que hemos estudiado (y algun@s vais a estudiar) cuya aplicación práctica futura va a ser nula. Pero el libro (y la asignatura) de Psicología Social están llenos justo de lo contrario, explicaciones del comportamiento y las atribuciones de las personas, de sus actitudes y de la manera de modificarlas. De todo lo que aparece en el libro, quizás lo que menos me guste es la aplicación de la persuasión y el cambio de actitudes aplicados al marketing. Eso me parece un mal uso de una buena herramienta, y entraría dentro de lo que considero poco ético. Pero todo lo demás es de aplicación directa a la vida diaria.

A lo que voy es al procesamiento de la verdad de algunas o muchas personas (más bien su verdad), y a la creación de un mundo paralelo que tienen después de ciertos acontecimientos. Antes de estudiar psicología era algo que ya había notado: Hay quienes son capaces de, a partir de los estímulos y experiencias que les afectan, modelar su propia historia, creyéndosela, y darle la vuelta a la realidad solo para sentirse bien. Y esto Incluso “olvidando” hechos sucedidos (o no dándoles relevancia), modificando aquellos otros que no “olvidan” y no encajan, y recolocándolo todo en su lugar para que tenga sentido. La explicación a ese fenómeno fue una de las primeras que me apasionó, y aun sigue haciéndolo. Me ayudó a entender (aunque no a disculpar) a aquell@s que justifican lo injustificable en base a ese cambio de percepción de los sucesos, es decir, que a veces hace que vean blanco el negro y viceversa.

El que el ser humano sea capaz de dar la vuelta a la realidad y vivir en "los mundos de Yupi" solo para no sentirse mal y su aplicación práctica mediante la psicología fue lo primero que comenté cuando me puse a estudiar en serio, y la primera de una serie de explicaciones sobre situaciones que me apasionan de esta carrera y quizás la futura profesión. Es de esas cosas que hacen que el tiempo empleado en estudiar otras cosas que no son interesantes o no sirven merezcan la pena (haciendo la media con aquellas que sí la merecen).

A veces lo olvido, y ante acontecimientos como algunos que he tenido los últimos días lo estudiado me ayuda a entender (repito, aunque no a disculpar) lo que pasa por la cabeza de algunos o muchos. Esa fue mi primera motivación para estudiar psicología, el entender porqué se piensa lo que se piensa, y sigue siendo una de las más importantes.