Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

domingo, 2 de octubre de 2011

Lo primero, aprender

Comentaba anoche (y luego he pensado en ampliarlo con esta entrada) en el grupo general de facebook que algunas cosas que se afirman, por obvias son absurdas. Si metes la mano en el agua ésta se moja, o subes hacia arriba y bajas hacia abajo. Decía también que lo que es aun peor son aquellas “frases lapidarias” que parecen obvias pero que a la postre son erróneas.
Leer más...
Decía alguien hace días que “el movimiento se demuestra andando y el camino caminando”. Las comillas no son casualidad, no quiero que nadie piense que yo escribiría semejante tontería. Internet aporta muchas cosas buenas, pero el permitir que cualquiera escriba cualquier burrada y se quede tan contento no es una de ellas. Los caminos no se demuestran, se construyen, se crean, se transitan…, pero no son ecuaciones o teorías que se puedan demostrar. Con afirmaciones como esas podría aplicarse el dicho ese de que “cuando el sabio señala a la luna, el tonto solo mira el dedo”. Internet está lleno de citas geniales, pero que son pervertidas y modificadas por aquellos que miran el dedo, y en síntesis pierden la esencia que las originó.

El movimiento no se demuestra andando, a pesar de ser una frase muy popular y muy manida. Hay muchos que se mueven sin caminar, y muchos que caminan sin moverse. La demostración del movimiento depende de muchos factores, sobre todo de las referencias. Si hablamos de movimiento relativo es posible que incluso hartándote a correr no te muevas del sitio. Las apariencias engañan.

Rollos aparte, todo esto viene a cuento de lo que venía después en el mismo “texto” (por llamarlo de alguna manera): “La carrera de psicología se hace aprobando”. Eso también podría parecer obvio, pero afortunadamente para muchos de nosotros no solo no es obvio sino que es a todas luces falso. Muchos no estamos aquí por el papelito, sino por los conocimientos. Obviamente los segundos llevan al primero, pero si solo vas a por el título a cualquier precio tu desempeño profesional será mediocre y serán tus clientes los que lo paguen (y no solo con la factura).

Volviendo a “el movimiento”, se puede demostrar que éste existe si cambias de lugar. El tener un papelito no te cambia de lugar. El cambio de situación se produce con el aumento de los conocimientos o la variación en la percepción de las cosas, o sobre todo con el entendimiento de asuntos que antes no entendías.

Esa tendencia de “el título a cualquier precio” desgraciadamente es a lo que tiende el sistema educativo en más de una disciplina: El objetivo no es prepararse, aprender, ser competente, sino tener un papel en la pared, lustre social o calmar las ansias de relevancia. En nuestro caso y a la postre ser psicólogos pero solo en teoría, sin saber ni tan siquiera lo que es eso y el objetivo de esta profesión. Y así van las cosas…

La consecuencia puede ser que aquellos que se mueven por ese impulso, “aprobar a cualquier precio”, además de no estar preparados cuando obtengan el diploma, puedan llegar a realizar comportamientos más que censurables, como pueden ser pisotear los derechos de los compañeros, copiar del vecino un examen, calcar una práctica o, en resumen, aprovecharse del prójimo. Todo vale, porque el objetivo no es cultivarse, sino obtener el papel.

Culpables de esta tendencia hay varios. Quizás los primeros sean los exámenes no orientados a evaluar lo que sabes (lo que has aprendido) sino a evaluar la memorización o a establecer una línea o número de aprobados. Lógicamente quien memoriza aprende, pero no se cultiva. Ese aprendizaje no creará un buen profesional (sea de la carrera que sea). Y ya no entro en la adivinación como decía aquí.

Otro culpable puede ser también la motivación (o más bien la falta de ella), la falta de afición por una disciplina, la falta de vocación o que solamente el impulso de estudiar algo sea simplemente el colgar un diploma en la pared, el lustre social que da una licenciatura, o solo porque sea lo que toca.

La relación entre el aprobado y los conocimientos no es simétrica. Los conocimientos llevan al aprobado, pero los aprobados no llevan necesariamente al conocimiento. En cualquier caso, y tenga los culpables que tenga, en nuestro pequeño colectivo podemos hacer que no sea así. El aprobado no es la base del tema, la base la debe configurar la adquisición de los conocimientos. El tener más de un cinco en el expediente es una consecuencia, no una causa. Es verdad que sin aprobado no hay título, no hay profesión y no se puede ejercer, pero si tienes conocimientos el aprobado vendrá rodado.

Total y resumiendo… ¿Cuál es tu motivación?¿Quieres solo aprobar o también has venido aquí a aprender? ¿Has venido solo a por el diploma o has venido también a mejorar? Yo soy de los segundos. ¿Y tú?