Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

martes, 27 de septiembre de 2011

¿Quién me presta una bola de cristal?

Hablaba el otro día sobre la dificultad de unos exámenes que a mi juicio no están pensados para evaluar unos conocimientos que posteriormente puedan servir en el desempeño de la profesión. También hablaba del matiz subjetivo de unas respuestas respecto a otras. Pues bien, todo lo que comenté y más se ha visto confirmado. Leer más...

Las plantillas de Psicopatología salieron publicadas el pasado 15 de Septiembre (tras unos problemas técnicos, ya que parece ser que estaban colgadas antes, aunque no se podían visualizar). Pues bien, once días después, once, (no uno, ni dos, ni tres, sino once…), cuatro días antes del límite para la entrega de notas, unas cuantas semanas después de la apertura de plazo para la matrícula del nuevo curso, y varias semanas después de la realización del examen) se publica una corrección de las plantillas donde lo que antes estaba bien ahora está mal, y lo que antes estaba mal ahora está bien.

¿Cómo es posible esto? Según la guía de la asignatura solo una respuesta debería ser la correcta (cito textualmente): “Cada pregunta tendrá tres opciones de respuesta de las que sólo una será la correcta.”. También citaría otra vez los estatutos de la Uned, pero como cada vez gana en mi cabeza más fuerza la impresión de que son papel mojado (al menos en lo que respecta a los derechos de los alumnos), mejor no lo hago.

Vengo de otra carrera de ciencias, donde hay asignaturas difíciles, asignaturas de las que de su correcto conocimiento pueden depender las vidas de muchas personas. Las preguntas en esas asignaturas se pueden (y suelen) complicar mucho, pero lo que es correcto lo es (dos y dos son cuatro), y lo que no lo es, no lo es (dos y dos no son cinco). Por muy complicado que sea un examen, o una pregunta, solo hay una respuesta correcta, solo una y conocida por la persona o personas que preguntan. Y si el alumno ha estudiado y la conoce y la responde correctamente, ya está. Aprueba. Y esta aprobado sin que en el futuro pueda estar suspendido. No va a estar aprobado hoy y luego suspenso a los once días, porque alguien ha cambiado de idea o no conocía la respuesta correcta a su propia pregunta.

¿Hablamos de lo que es una ciencia? Creo que tanta ida y vuelta me hace dudar sobre lo científica de una disciplina en la que un profesional que ha hecho una pregunta con tres opciones ha decidido primero que una es la correcta y a los once días se da cuenta de que no, que la correcta es otra. No creo que en una ciencia las verdades puedan ser tan cambiantes, y en tan solo once días. ¿Es que ha habido algún ensayo o estudio que haya hecho que en once días haya cambiado lo que es correcto y lo que no?

Si queremos que la psicología sea una ciencia respetada y reconocida lo que no tiene sentido es que anteayer dos y dos fueran cuatro y hoy dos y dos sean cinco (o viceversa, porque a saber cuántas son dos y dos en psicología cuando el ED de una asignatura cambia el resultado correcto de la suma a los once días de dar una respuesta como correcta). Las ciencias no deben ser subjetivas. No deben depender de tener una bola de cristal para adivinar el matiz que le parecerá relevante a la persona que elabora las plantillas (y que es subjetivo a todas luces, a las pruebas me remito). No deben depender del talante o el sentir de nadie, porque entonces lo que se supone ciencia deja de serlo y se convierte en otra cosa.

Por otro lado… ¿Tiene sentido que los alumnos tengan que tomar una decisión sobre qué respuesta es la correcta, sobre la marcha, durante la realización del examen (una o dos horas) y el Equipo Docente, habiendo formulado ellos mismos las preguntas tarden 11 días en darse cuenta de que han puesto una pregunta incorrecta como correcta, y una correcta como incorrecta?

¿Significa eso que ese mismo ED si se hubiera examinado hace once días hubiera contestado mal una pregunta preparada por ese mismo ED? ¿Este cambio me está diciendo que el ED hace once días no sabía la respuesta correcta a su propia pregunta? Porque si es así eso sería muy grave teniendo en cuenta que son las personas encargadas de evaluar a los estudiantes.

A los estudiantes, cuando nos equivocamos en un examen se nos sanciona con puntuación negativa. ¿Quién sanciona al ED por sus equivocaciones, cuyas consecuencias no se circunscriben únicamente a una sola persona sino a todo un colectivo? Si sus actuaciones tuvieran consecuencias es posible que los exámenes se realizaran de otro modo, un modo muy diferente del modo como se hacen las cosas ahora, de un modo en el que no haya varias respuestas correctas ni tampoco todas incorrectas, de un modo donde no haya que anular preguntas, de un modo donde el examen esté bien elaborado, de un modo donde el aprobado de un alumno no dependa de un matiz subjetivo por el que ni la propia persona que ha puesto la pregunta conoce la respuesta (o es capaz de cambiarla a los once días). Ya se, sigo soñando.

Si hace once días una respuesta era correcta y el ED lo asumió así el que aparezca otra respuesta que ahora, once días después, se pueda considerar como correcta (debido a los matices que sean) no debe anular la respuesta dada por buena en primera instancia. Esta actitud crea indefensión plena al colectivo de alumnos.

Hay cosas que no entiendo: No entiendo en la dificultad de hacer uno o dos o tres exámenes de 30 preguntas con dos respuestas falsas y una verdadera. No me puedo creer que de un libro-tocho como el de psicopatología no se puedan sacar 30 preguntas (aunque sean muy complicadas) que no sean ambiguas. No entiendo que el mismo equipo que formula las preguntas primero diga que una respuesta es correcta y a los once días diga que la respuesta correcta es otra, lo que a la postre significa que se ha formulado una pregunta de la que no tiene clara la respuesta ni quien la ha formulado. No entiendo en que se demuestra que alguien sepa más Psicopatología por suponer o adivinar cual es el sentir de la persona que decide qué respuesta se da por correcta en un caso claro de ambigüedad como este que describo.

A veces, cuando hablo con gente ajena a la Uned y comento que los exámenes son tipo test suele dibujarse una sonrisilla en su rostro, y suelen emitir algún comentario del estilo “bueno, así es más fácil”.

Ja, ja, ja. Me gustaría ver a cualquier alumno de una Universidad donde los exámenes sean a desarrollar intentar adivinar cual de las tres respuestas correctas es la "correcta" (como pasó en una pregunta que afortunadamente dieron por válida a todo el mundo), o deducir cual es la respuesta a una pregunta donde el propio Equipo Docente que elaboró la pregunta no tiene claro cual es la respuesta correcta. Vivan las bolas de Cristal, porque va a ser la única manera de poder acertar alguna que otra pregunta. ¿Alguien tiene una para prestarme? Lo triste de esto es que este tipo de preguntas no hacen mejor psicólogo al que adivine la respuesta.

Me han escrito muchas personas, se ha comentado en los foros… Se habla de protestar, demandar, recoger firmas… Personalmente, tal y como está la normativa, y teniendo en cuenta el funcionamiento de los estamentos encargados de regular estos temas, soy pesimista sobre el resultado de tales iniciativas. Pero sí creo una cosa: Que sería bueno poder expresar nuestro enfado, disgusto, desolación y sensación de indefensión ante actitudes de Equipos Docentes como las descritas de alguna manera, probablemente mediante un manifiesto y recogida de firmas. No obstante eso solo tendrá valor moral.

Pero creo que ya está bien de que los alumnos tengan que estar en la cuerda floja, dependientes de las decisiones de un Equipo Docente que cambia de idea de esta manera y con las consecuencas que acarrea, porque todos sabemos que no es la primera vez.

Y ya está bien también de que no se pueda saber si has aprobado o has suspendido ni cuando se han publicado las plantillas, porque esas mismas plantillas no tienen ningún valor si dependen de que en once días lo que estaba bien deje de estarlo.

Y en resumen, ya está bien de que los alumnos paguemos los errores que no hemos cometido, porque de haber algún responsable de estos errores no somos precisamente nosotros.