Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Se puede llegar

Cuando empezamos una carrera de fondo como es esta percibimos la meta como muy lejana. Parece que no se va a conseguir nunca, que está tan lejos y el esfuerzo es tan grande que nos quedaremos en el camino. Hoy traigo un texto que ha escrito una compañera que acaba de licenciarse. Podría poner muchas frases y palabras de elogio, pero no va a hacer falta. Es mejor leerlo. Copiaré y pegaré el texto tal cual. Gracias Lu y enhorabuena. Leer más...

“Hola a todos!!!!!
Si hoy miro hacia atrás veo tanto camino recorrido a lo largo de la carrera, tantas cosas aprendidas.., que me hace latir el corazón de una forma especial.

En Junio, acabé mis últimas asignaturas de Ingeniería. Estaba trabajando de socorrista en la piscina, cuando me llego un mensaje de Lu, estamos aprobados!!!!!!!!!! Justo el mismo dia que a mi compañero de trabajo, le dijeron que había aprobado selectividad. Me acuerdo que muy nerviosa, fui a la universidad a ver por mí misma mi último aprobado!. Días más tarde, estando una tarde en la piscina, le comenté a mi compañero, que me iba a matricular en Psicología. Imaginaros su cara, “pero Lu, te están llamando de un montón de empresas para trabajar, te queda el Proyecto”.. le contesté “es absurdo, pero necesito hacerlo”.

Me matriculé, empecé a trabajar en una ingeniería, y meses más tarde presenté el Proyecto Fin de Carrera. Era ingeniera, estaba orgullosa, estaba satisfecha, pero no me llenaba. Volvia a casa, hasta las narices de hacer planos, cansada de esa competitividad por las obras. Ese año fue muy duro para mi, se murió mi abuelo. Una persona que más que sufrir su muerte, sufrí el dolor de verle día tras día, como no podía soportar el dolor y no se quejaba, pero que me llenaba la sonrisa que me daba aun estando en el peor momento de su vida.

La carrera en un principio me la tome como un hobbie, ni me planteaba acabarla, ni nada.. solo poco a poco ir haciendo asignaturas. Iba muy tranquila a los exámenes, era un mundo nuevo, una nueva forma de estudiar.

Mi vida dio un giro y me cambié de ciudad, y empecé a trabajar con menores. Este es el momento que me hizo plantearme toda mi vida. Pasé de trabajar con planos a trabajar con personas. A ver vidas realmente duras, a ver vidas indefensas pero en un mundo de dolor, de manipulación, de completa soledad. A entender que de todo lo que hablaban los libros era verdad, que había personas que vivian con un dolor impresionante, con problemas...

Siempre he tenido una vida relativamente fácil y he estado en el mundo de la gominola. Pero el día que me encontré en ese trabajo, cambio mi forma de ver la vida.

La verdad es que ese trabajo me motivó muchísimo para estudiar, para llegar a cumplir el sueño que había comenzado. Pero por otro lado, todo era muy bonito sobre el papel y muy difícil en la vida. Es muy fácil, de decir “extinción si hay gritos”.. “a ver como haces que pasas, cuando un adolescente no para de provocarte”. Y realmente funciona que así lo hagas, pero todo lo que te pasa a ti por dentro, tienes que estar muy preparado para soportarlo.

Conforme pasaban los años, a mi me ha pasado mucha factura el cansancio. Soy una persona demasiado activa, me gusta estar en la calle, me gusta hacer deporte, viajar de aquí para allá… Y estar tanto tiempo estudiando me ha agotado.

La carrera merece la pena, sin duda, es que a cualquiera que me lo pregunte, no me arrepiento para nada y estoy muy orgullosa de haber renunciado a ciertas cosas por llegar hasta aquí. Pero, hay muchas cosas que te desmotivan: asignaturas completamente sin sentido, absurdas y aburridas, exámenes todavía más absurdos… y a veces el compaginar trabajo, con estudios es muy complicado.. todo esto ya lo sabéis, pero se hace más duro conforme van pasando los años.

Una parte de la carrera, que me ha encantado es la gente que aquí ha conocido. Cuando entras en la universidad, empiezas a llevar otro ritmo de vida… y entre el diferente ritmo de vida, y en mi caso el cambio de ciudad, me he distanciado de muchas relaciones de siempre y me he acercado a muchas relaciones con gente que he conocido en la Uned.

Es muy difícil explicaros un montón de cosas porque hace poquito tiempo que os conozco. Aitz, es la persona que más ha podido ver mi cambio en todo este tiempo. Fue la primera persona con la que conecté de verdad en la uned, con quien me iba de cena, quien me hablaba con términos que no entendía.. y los problemas que tuve con ella, me han enseñado mucho más que todas las asignaturas juntas.

El esfuerzo (bueno en parte que los resúmenes nunca han sido mios), el sudor, las lágrimas y la satisfacción han sido mías, pero me hubiese costado muchísimo esfuerzo sin todos mis compañeros, sin ese apoyo…

Os preguntareis que voy a hacer ahora. No lo sé. No sé nada de nada. Mi vida ahora mismo esta llena de incertidumbre, de dudas y no sé donde voy a acabar.

Sé cosas que me encantarían hacer, pero necesito un poco de tiempo para poder coger aire, fuerzas. Quiero empezar una nueva etapa con la fuerza necesaria para poder disfrutar de ella a tope.

No quiero enrollarme demasiado, es que habría muchas cosas que contar... Un abrazo a todos!”