Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Estudiar y trabajar juntos

Parte de lo que voy a contar aquí ya lo he comentado en otras ocasiones, pero dado que es un tema recurrente y junto a otros nuevos datos volveré a explicarlo. Felizmente fue un blog. A la sombra del blog se abrió el grupo de Facebook, y posteriormente a la sombra del grupo de Facebook se abrieron los grupos de estudio/trabajo. La base de todo el tema es este blog desde el que lees y el resto, tanto el Felizbook, como el Campus, como los grupos son valores añadidos. Leer más...

Los grupos de estudio/trabajo no se crearon porque sí. El primero que se abrió fue debido al tema de “los sueños de ramón”. Tras ese episodio pensé que era mejor disponer de un sitio “cerrado” sin que lo pudieran ver personas que no fueran estudiantes, para intercambiar información (legal, nada de libros o enlaces a material protegido) y sin que nadie más pudiera leer.

Posteriormente abrí el grupo de Psicología de la Memoria y una compañera (Oihane) abrió el grupo de Fundamentos de Investigación (que se integró en Felizmente), y tras eso decidí abrir grupos de todas las asignaturas, siempre con la misma idea, un lugar donde poder trabajar juntos sin miradas indiscretas. Los grupos eran cerrados. Pero la pega es que perfiles falsos de Facebook hay tantos como granos de arena en una playa. Habitualmente exigía pruebas de ser alumno de la Uned a aquellos perfiles que despertaban “sospechas”, pero como podéis comprender en Facebook es complicado, y a pesar de intentar que los grupos fueran estancos es posible que no lo fueran del todo. Por eso mudo los grupos fuera de Facebook. Pero eso es otra historia.

Tras los grupos Felizmente han salido grupos hasta de debajo de las piedras. Como siempre, y además de los grupos Felizmente, de todos los que hay solo recomiendo los de Isidro, Psicologiauned (junto y sin espacios, que no haya lugar a la equivocación). En los siguientes párrafos explico o explicaré por qué.

Abrir un grupo en Facebook es algo muy sencillo, cualquiera puede hacerlo. Coger una foto de cualquier cosa, a veces ni eso porque se usan cabeceras de libros o el propio emblema de la Uned, llamarlo con cualquier nombre, a veces todos muy parecidos, decir que podemos “trabajar juntos” o que va a haber “buen rollo” o “somos el grupo de referencia” y ya está. Grupos hechos.

¿Qué diferencia a ese tipo de grupos con los de Isidro o Felizmente? Los grupos los hacen las personas. Los grupos Felizmente no serían nada si estuviera yo solo. Sin embargo muchas de las personas que pertenecen a Felizmente pertenecen al mismo tiempo a otros muchos grupos, por lo que solo eso no marca la diferencia. ¿Qué diferencias hay entonces?

Lo primero, como decía al principio, tanto los grupos de Isidro como los de Felizmente no son la base de sus respectivas plataformas, sino que es al revés. Existen unos blogs que son la base, lugar de encuentro y por donde se dieron a conocer las respectivas plataformas, y a partir de ahí se crearon los grupos. Como bien decía Isidro, si mañana desapareciera Facebook tanto Felizmente como Psicologiauned seguirían.

Lo segundo, son originales. No son copias ni plagios de nada ni nadie. Otros grupos copian los formatos, las estructuras, los iconos, las ideas y en algunos casos hasta los temas de las entradas de los blogs. Yo opino que lo original es siempre lo mejor, y hoy por hoy y hasta donde yo conozco (obviamente no conozco toda la red) originales solo son Felizmente y Psicologiauned.

Lo tercero, tienen nombre y apellidos. Como dije abrir un grupo en Facebook, inundar todo de “publicidad” contando lo bueno, lo majo y lo especial que va a ser un grupo es también sencillo (llevarlo a la práctica es más complicado que decirlo). Podría haber tantos grupos como estudiantes. Pero es mejor saber quién está detrás de cada uno. En Felizmente y Psicologiauned lo puedes saber. No todos pueden decir lo mismo.

Lo cuarto, el talante y la forma de actuar. Si los grupos son moderados deben ser moderados con un criterio, criterio que debe ser siempre el mismo (sin preferencias ni favoritismos) y que debe estar claro desde el principio. No tienen que ser normas "inexistentes" o "elásticas" para que alguien no se vaya o para justificar lo injustificable. O bien los grupos no son moderados como Isidro ya comentó de los suyos, o lo son con unas normas establecidas, como ocurre en Felizmente. Lo del medio crea indefensión y no es más que improvisación en función de como sople el viento.

Lo quinto, ¿Cerrados o abiertos? ¿Públicos o privados? Los grupos de Psicologiauned son públicos y abiertos. Por lo tanto cuando entras sabes que lo son, y sabes lo que puedes poner y lo que no. Los grupos Felizmente son privados y cerrados (pero cerrados de verdad), con lo que sabes que solo alumnos de la Uned pueden leer lo que pongas. Esas son las dos posturas (siempre desde mi punto de vista) válidas. Lo que me parece ridículo (y eso lo he repetido muchas veces porque no lo entiendo) es que los grupos sean “cerrados” como ocurre en todos los casos excepto en el de Isidro, pero en realidad no lo son, porque cualquiera puede entrar. Es fácil, puedes hacer un alias falso e intentar entrar en cualquier grupo de los que hay por ahí. Te dejarán, sin problemas. Y si es así no hay ninguna garantía de que cualquiera que no deba leer pueda leer. Se repetirá lo del “sueño de Ramón” una y cien veces. Todos los grupos (excepto Felizmente y Psicologiauned) crean una falsa sensación de seguridad porque son cerrados, pero no privados, sino públicos. O cerrados y privados o abiertos y públicos. Las otras opciones no tienen razón de ser.

Lo sexto, resulta complicado trabajar en varios grupos a la vez. Trabajar juntos está bien, pero hasta donde yo sé nadie tiene el don de la ubicuidad. Piensa en el tiempo que gastarás en visitar tropecientos grupos y lo que avanzarías en el estudio si te dedicases solo a uno o dos. Esto es válido tanto si eliges Felizmente como cualquier otro grupo. Si en vez de ser virtuales fueran reales… ¿a cuántos grupos pertenecerías? ¿Por qué los grupos virtuales tienen que ser diferentes? La realidad es que entonces no pasas a estar en un grupo de trabajo, sino en un grupo de “visita”. En el caso de Felizmente prefiero (y lo repito otra vez más) que seamos un grupo de trabajo, y que los estudiantes que vengan con la intención de estar en un grupo de trabajo, no en un grupo de “visita”. Si quieres ir a un grupo de “visita” mejor otro que no sea Felizmente.

Lo séptimo, los grupos Felizmente son grupos para estudiantes, no grupos de asesoramiento psicológico ni nada parecido. Todavía somos estudiantes, no psicólogos. Nunca se me ocurriría asesorar a un “humilde carpintero”. Es de una soberbia que mete miedo pensar que estamos capacitados para ser psicólogos cuando todavía no lo somos. Eso es algo que creo que debes revisar en los grupos, si son realistas o simplemente mienten más que hablan. El marketing existe en todas las facetas de la vida, pero cuanto más nivel cultural tenemos menos funciona. Usar marketing (del barato), desde mi punto de vista es una falta de respeto hacia las personas que se acercan, y el que lo usa ya sabes para que lo hace. Tú eliges al lado de quien quieres estar y la consideración que mereces.

Lo octavo, en Felizmente no busco que seamos pocos o muchos, busco calidad humana. No voy a admitir a cualquiera a cualquier precio o a permitir comportamientos “no adecuados” por sumar uno al número de miembros. Ya lo he dicho muchas veces, prefiero pocos y buenos a muchos y malos, y si eres de los segundos (podéis leer entradas anteriores, no voy a repetirlo aquí) mejor que no vengas a Felizmente.

Y por último una cosa más: Los grupos Felizmente son grupos de estudio/trabajo. Como dije hay ensalada de grupos, mucha gente pertenece a varios. Nada que objetar. Solo hay una excepción: El grupo del “señor” que sigue siendo incompatible con Felizmente. No voy a dar el nombre de sus grupos para no darle además propaganda gratuita, si alguien pertenece a los dos grupos le enviaré un correo explicándole tal extremo, e informándole de las razones (con capturas de pantalla incluidas), que tienen que ver con el talante y la ética (por llamarla de alguna manera) de su administrador principalmente y de alguno de sus miembros.

Como decía, no existe ningún problema con que cualquier estudiante pertenezca a varios o muchos grupos de estudio. Pero dado que me tomo muy en serio el tema de la privacidad y exclusividad para alumnos de la Uned, y teniendo en cuenta que la documentación susceptible de ser pública está en el campus Felizmente y en abierto para todo el mundo, cualquier persona que divulgue en otros grupos información “sensible” adquirida dentro de los grupos Felizmente no podrá volver a entrar. No tiene sentido que exija garantías de pertenencia al colectivo de alumnos de la Uned para que luego se comparta la información adquirida en Felizmente (y que solo era para alumnos) en cualquiera de esos grupos “cerrados pero no privados” donde cualquiera que no sea estudiante pueda tener acceso a ella haciendo un perfil falso en el que se tardan dos minutos. No tiene sentido, es ridículo y tira el trabajo de control de accesos por la borda. Para eso haría lo que todos, dejar entrar a cualquiera. Y si voy a dejar entrar a cualquiera los grupos no serían cerrados. Para ser públicos es mejor que sean abiertos, nos ahorramos todos molestias. Repito, me sigue pareciendo ridículo.

Resumiendo esta tocho-entrada, vete donde quieras, haz lo que quieras, elige lo que quieras, pero asegúrate de lo que eliges, de lo que ves y de que al final estás en el sitio que se adapta a tu forma de ser, a tu forma de estudiar y a tu forma de trabajar. Es como debe ser, tanto si tus grupos son Felizmente como si son otros o como si no eliges ninguno.