Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

sábado, 7 de mayo de 2011

Que siga siendo la primavera

Se avecinan los exámenes. Hay una serie de miembros de felizmente que por la razón que sea y a pesar de la distancia nos llevamos muy bien. Tan bien que a veces hablamos mucho, (más bien nos escribimos), y las conversaciones pueden derivar a temas más privados, como estados de ánimo, problemas personales o cosas así. Leer más...

Al principio todo eran risas, chistes, chascarrillos y derivados. Pero de unas semanas a esta parte hay muchos casos de bajones de moral, necesidades de cariño, de problemas personales y de personas alicaídas.

Teorías hay muchas, quizás la primavera, el tiempo, las coincidencias o una confabulación astral. Sin embargo yo no creo que sea nada de eso. Lo mejor sería que la culpable fuera la primavera, ya se sabe, “la primavera la sangre altera”, pero en estos casos va a ser que no, que la primavera no tiene nada que ver y que lo que ocurre es que los exámenes están ahí.
Puede parecer una obviedad, pero algo que en circunstancias normales y la mayor parte de las veces no sería más que una anécdota o un mal trago que pasa sin pena ni gloria, al tener la mente ocupada y preocupada por el resultado de las pruebas se convierte en un problema mucho mayor, que nos perjudica de forma más relevante de lo que nos hubiera afectado en cualquier otra época. Tenemos recursos limitados, y si hay que dedicar muchos a los exámenes el día a día se resiente.

Tu enfoque determina tu realidad”, según el cristal con el que miremos así catalogaremos los problemas. El hecho de pensar en los resultados de las pruebas hace aflorar todos los monstruos o miedos que podamos tener. Hay que usar otra lente, una lente que nos haga ser conscientes de por qué andamos así, para darnos cuenta de que en la mayoría de los casos no estamos peor que en otras épocas del año.

¿A qué lente me refiero? No creo que ninguna forma de ver los problemas los solucione. Pero hay una cosa cierta, cuando sabes el origen de tus preocupaciones o de tu estado de moral baja, si sabes que es cuestión de días, si sabes que das más importancia a una situación o a un estado porque tienes una espada de Damocles que se solucionará en un par de semanas, y que cuando pasen los exámenes volverán las aguas a su cauce, quizás el estado de bajón emocional sea mucho más llevadero y los problemas no te afecten de la misma forma , que no hay nada diferente y que podemos con ello. Que los exámenes tienen una importancia limitada, que lo importante somos todos y cada uno de nosotros, las personas. Que no tenemos que hacer que esas pruebas sean el centro de nuestra vida, y que además seguro que salen mejor de lo que pensamos o tememos. Que es mejor intentar dejar las preocupaciones aparcadas para cuando tengamos más recursos poder acometerlas. Como siempre, se dice más fácil que se hace, pero por intentarlo que no quede.

Intentemos que el refrán se mantenga, que no sean “Los exámenes la moral alteran” y que siga siendo como siempre, “la primavera, la sangre altera”.

Si no escribo más hasta los exámenes, que se reparta suerte. Yo el lunes pienso obrar cual fraile en monasterio de clausura a ver si consigo mejorar los registros del primer cuatrimestre y estaré menos tiempo circulando por aquí.