Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

lunes, 14 de marzo de 2011

Poca cal y mucha arena (2): Psicopatologia

Antes de continuar con esta segunda parte, y explicando a un anónimo recibido (no entiendo por qué no se firman las cosas y más en privado) y por si alguien más piensa así debo apuntar una cosa: El año pasado conté lo que vi, la mayor parte cosas buenas. Debido a eso ha habido unas cuantas personas que se han apuntado a la Uned este año (y no es un juicio mío, me lo han contado ellas). Es algo que es muy bonito y que me halaga, pero también me carga de una gran responsabilidad. Y debido a ella, del mismo modo que el año pasado conté lo que veía, y era bueno, este año estoy obligado a contar también lo que veo, aunque sea malo. Leer más...

Creo que como estudiantes es nuestro derecho, y me atrevería a decir que nuestro deber, el resaltar tanto lo bueno como lo malo. Para resaltar solo lo bueno ya existen otros ámbitos del mundo académico, y creo que la opinión estudiantil debe estar discriminada de las otras, o corremos el riesgo de contar menos aun de lo que contamos ahora o no contar nada en absoluto… porque ¿se trata de eso no? ¿Para qué son las elecciones a representantes de los estudiantes si no es así?:

Para dorar la píldora a los ED’s no creo que hagan falta representantes estudiantiles, podríamos obviarlos. Y antes de que alguien crea que lo digo desde una óptica electoral que mire para otro lado, porque este que escribe no se presenta. Mi tiempo no da para tanto. Sin embargo pienso sin duda apoyar al candidato-a que me parezca más capaz, y responsable, y eso pasa por defender a los estudiantes de las injusticias, no por mirar para otro lado o incluso apoyarlas o ejercerlas.

Por otro lado no es cierto que critique solo en las asignaturas en las que he suspendido. Como muestra no un botón, sino dos: El primero mi crítica (y posteriores acciones administrativas) con Psicología del Desarrollo, que fueron anteriores a los exámenes, y el segundo mi crítica (la anterior y la que viene ahora) con Psicopatología a pesar de haber obtenido buena nota (por lo tanto no gano nada). También puedo añadir un tercer botón, que es la crítica emitida con respecto a Psicología de la Memoria, previa a los exámenes y a la publicación de las notas de las Pec’s por no permitir su recuperación, acompañada de la intención (hecha pública) de recogida de firmas y acciones administrativas, que afortunadamente no hicieron falta dado que el ED al final rectificó, lo que a mi juicio les honra.
Dicho todo esto voy a contar lo que pienso de Psicopatología que es lo que hoy toca hoy:

Previo a lo malo he de apuntar que es una asignatura muy amena, quizás la más amena de la carrera hasta ahora después de Psicología Fisiológica. No he tenido ninguna queja relativa a nada antes de los exámenes. Sin embargo el modo de actuar a la hora de corregir y puntuar los mismos me ha parecido tremendamente arbitrario (más que incluso la diferencia entre los exámenes de ambas semanas de Psicobiología):
No creo que sea demasiado pedir el poder realizar un examen de 30 preguntas (si contamos las dos semanas 60 preguntas) sin errores de bulto o sin publicar la solución a la pregunta en la misma hoja de la pregunta, como sucedió en la segunda semana. No creo que sea demasiado pedir el comprobar los exámenes antes de mandarlos a “la imprenta”. Pero si a pesar de todo se producen errores lo que no es lógico de ninguna manera es que los paguen los estudiantes.

Aunque pueda parecer increíble las preguntas con “defectos de forma” ocurren en muchas asignaturas. Hay Equipos Docentes que hacen que los estudiantes no paguen sus errores y rectifican, y hay Equipos Docentes que hacen que de forma directa o indirecta sí que los paguen. En el caso que nos ocupa, además de que la norma perjudica a aquellos que han contestado bien las preguntas defectuosas hay además que sumarle la diferencia de aplicación de las normas entre la primera y la segunda semana, lo que crea aun más arbitrariedad.

Hablamos de asignaturas extensas, exámenes complicados, donde las condiciones se establecen previamente. Para un examen de 30 preguntas hacen falta 15 aciertos netos para obtener el aprobado. Pues bien, hay personas (entre las que me incluyo) que cuando han contestado las preguntas suficientes muchas veces paran para no arriesgar. Ahora eso ya no sirve.

En el examen de la primera semana (y al principio en el de la segunda) se anularon dos preguntas, con lo que para aprobar ya no hacían falta 15 aciertos netos sobre 30 preguntas, sino 14 aciertos netos sobre 28 preguntas. Aquel que haya tenido la mala suerte de haber contado como correctas las dos preguntas anuladas, su aprobado se convertirá en suspenso, pasando de 15 aciertos netos a 13, por obra y gracia de la anulación de dos preguntas en cuya formulación el estudiante no ha tenido nada que ver, y por tanto, tampoco culpa.

Como eso levantó ampollas y hubo protestas múltiples el ED de Psicopatología rectificó, lo cual les hubiera honrado, de no haber sido una rectificación parcial y a mi juicio arbitraria. La “anulación” de la “anulación” solo se hizo en la segunda semana. Con lo fácil que hubiera sido dar por buenas las dos opciones posibles correctas en las preguntas… Ahora el aprobado no depende solo de la semana a la que te presentes, sino al talante del ED de la asignatura de turno a la hora de tratar sus propios errores. Y por si eso fuera poco hay que sumarle una nueva arbitrariedad: Se anulan las preguntas con defecto de forma de una semana y no de la otra. Eso hace que el azar tenga un peso que no se merece, pesando en ocasiones un porcentaje demasiado alto, que condiciona las horas empleadas en el estudio.

Y a esto hay que sumar el tema de los foros. Y ya son dos asignaturas en segundo, donde se confunden los términos. “Moderar” no es cerrar los foros. “Moderar” no es censurar y dejar de publicar información que no interesa. “Moderar” no es publicar tres horas después de haber enviado un texto porque el foro pierde su razón de ser. Y ya hay dos asignaturas que utilizan la palabra “moderar” para alguna o todas de esas situaciones. Este año estoy descubriendo una cara en esta universidad que no me gusta nada. Quiero pensar que mejorará, pero tal y como vamos no confio en ello.