Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

viernes, 14 de enero de 2011

El cansancio social

El título puede ser sugestivo de un par de interpretaciones. El tema comenzó con el grupo de este año de psicología social (a pesar de que yo ya la tengo aprobadísima y con nota). Se monta un grupo donde muchas personas se unen para, empujando todas, obtener un fin común. Como en la moraleja de la cigarra y la hormiga, las hormigas trabajaron y obtuvieron el fruto de su trabajo. Leer más...Después de eso, a medida que se acercó el día de la entrega de la pec comenzaron a aparecer cigarras a ver si podían obtener lo que no consiguieron con su esfuerzo. Disculpas: todas, pero la realidad es que todos tenemos quehaceres, todos tenemos familia, todos tenemos hobbies y casi ninguno tenemos tiempo. Eso no es disculpa. La mayoría de los matriculados en la Uned la eligen precisamente por esa variable. Unos sacan tiempo para hacer las cosas bien, y otros intentan ahorrarse el tiempo apropiándose del trabajo ajeno. A mi eso me produce hartazgo y cansancio (segunda interpretación del título).

Me repito más que el ajo, ya he dicho varias veces que la Uned es genial por el compañerismo y la solidaridad con que contamos los matriculados. Decía también hace tiempo que hay unos pocos que no hacen honor a esa fama. Con el tema del grupo de psicología social (y con algún tema más) ya son menos pocos de los que eran. Para algunos vale todo: Coger el trabajo de otros y publicarlo por ahí, otros dan un pasito más y te insultan en un privado cuando no les das el trabajo hecho, los de más allá incluso ni en privado, los terceros se enfadan en público (incluso se meten con mi avatar, no es la primera vez… ¿Qué tendrá mi avatar?, jejejeje), otros usan felizmente y sus grupos como plataformas propagandísticas de los suyos propios, sin preguntar a nadie, ni tan siquiera a ellos mismos si eso es ético, algunos más montan su historia a la medida y se ponen a “lloriquear” en su círculo porque no entienden que no se puede ir por la vida cogiendo lo que no es suyo… y hay otros con los que no me atrevo a utilizar ningún calificativo que son capaces de decirte que no han recibido un correo mientras te contestan con él como adjunto. De todos estos ejemplos he visto al menos un caso (de algunas cosas bastante más de uno) en las últimas semanas. No debería sorprenderme cuando la misma persona, según donde hable ha llegado a contar dos cosas diametralmente opuestas. Si todos en sociedad nos comportásemos así aun estaríamos en la era prehistórica robándonos los unos a los otros las pieles o el fuego. No se hacen así las cosas, y creo que unos cuantos deberían estar avergonzados. (Ya… sigo soñando, como la pobre rana con el escorpión…).

No dejo de aprender, me refiero a cosas no académicas. He aprendido que hay un porcentaje de personas que no me atrevo a cuantificar, que viven del trabajo de los demás, que no tienen escrúpulos, que no les importa mentir, difamar, insultar o criticar, tanto en público como en privado si no consiguen su trabajo hecho o sus fines sin dar palo al agua, y que incluso no les importa mentir sobre ti en privado para justificar su mala fe. Hay mucha gente muy buena, trabajadora y solidaria, cuento con muchos de ellos y desde aquí les doy las gracias, espero que sigamos juntos mucho tiempo (y espero verles en persona en Junio a todos los que puedan), pero esos otros, los que usan el sudor del de al lado, sean cuantos sean, les pediría que se alejen de mi y de felizmente, porque entonces el grupo no hará honor a su nombre. No quiero tronos ni nada parecido, ya comenté que este grupo se hizo sin pretensiones previas a pesar de llegar donde hemos llegado. Prefiero que seamos pocos sin segundas malas intenciones y bien avenidos a llegar a ser mil con personajes así. Hay muchos grupos por ahí, que se asocien al que quieran, pero a los de felizmente, por favor, no.

Que se reparta suerte en los exámenes