Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

martes, 23 de marzo de 2010

¿Como estudio?

Como lo prometido es deuda, y aunque el hilo famoso tiene cuerda para unas cuantas reflexiones más, por ejemplo (y sin que esto complete la lista): Motivación a la hora de estudiar psicología, generalización de experiencias particulares, predicar con el ejemplo (y no hacer lo que se critica), capacitación o legitimación para ejercer o para sentirse psicólogo tras haber aprobado unas pocas asignaturas...

Pero como lo que había prometido en primer lugar era el tema de «cómo estudio», dejo otras reflexiones para ocasiones futuras (si se me apetece o se presenta la ocasión).

¿Cómo estudio yo? Lo primero Leer más...es decir que mi forma de estudiar es mía, está basada en unos objetivos concretos y me funciona sólo a mi, y probablemente a nadie más. No creo que se pueda generalizar una forma de estudiar porque cada persona es un mundo. Eso lo he repetido hasta la saciedad, y lo vuelvo a repetir aquí por si no estaba claro. La única forma generalizable es el estudio empleando horas; hay una ciencia casi exacta: Si dedicas un montón de horas reales en estudiar una asignatura, sea la que sea, pero reales (no es lo mismo estar delante del libro que estudiar), al final se acaba aprobando. No es habitualmente mi caso. Admiro a las personas que son capaces de planificarse y llevar las asignaturas más o menos al día, porque nunca he sido capaz. Ya en bachillerato al principio de curso siempre me hacía la autopromesa de estudiar día a día para estar holgado cuando llegase el momento del examen, aunque se quedaba sólo en eso. La realidad es que soy de los del «atracón» final, estudio los últimos días y claro, resulta en un montón de horas por día y se pasa mal. Eso sé que no está bien, pero a estas alturas no creo que lo cambie, ya que hasta la fecha creo que la relación entre mis resultados y las horas empleadas es más que satisfactoria.

Por otro lado no es lo mismo que el objetivo sea el cinco, a que el objetivo sea el ocho, o incluso matrícula. En esta carrera no soy ambicioso con los números: Con aprobar y aprender la esencia y las cosas importantes me basta. Otra cosa es que unas asignaturas sean más sencillas que otras y aunque sólo las prepare para aprobar acabe sacando un ocho y pico o incluso más, pero lo dicho, mi objetivo es solamente el aprobado.

En otro orden, como aquí no hay asignaturas de ciencias (al estilo de física o química o álgebra o cálculo) no me voy a extender en como estudio yo esas asignaturas. Quizás la única que tenga algún parecido lejano es análisis de datos. Temas como el de análisis, a mi juicio, no se pueden memorizar aunque me consta que mucha gente es lo que hace. Se trata de comprender de qué va cada fórmula, hacer un ejercicio de cada tipo y si se hace bien no creo que haga falta más. No creo que tenga más misterio. Es cierto que a la gente que venga de letras le costará en general bastante más, pero creo que es más por la falta de entrenamiento en asignaturas de cálculo que por la dificultad de la asignatura en sí.

Tampoco la extensión de las asignaturas es demasiado grande. Vengo de una oposición donde había que estudiar un montón de temas, memorizar fechas, datos y demás. En total creo que preparé más de nueve A-Z repletos (casi uso prensa para poder cerrar las anillas), y te examinabas de toda la materia en un solo exámen. Y había que hacer tres exámenes diferentes de la misma materia (aunque en el último podías llevar en una maleta las carpetas y te permitían utilizar tus apuntes). No creo que ninguna asignatura de esta carrera se parezca a eso, con lo que la forma de estudiar tampoco es la misma, así que me voy a centrar solo en las asignaturas de esta carrera que ya he visto:

La más difícil de las que me matriculé en el primer parcial fue aprendizaje (el otro día estuve en el centro y de 48 presentados solo aprobamos 16). Lo que suelo hacer en asignaturas así es empezar a leer. Nunca leo el libro seguido porque lo considero una pérdida de tiempo. Cuando voy por el tema tres, del tema uno no recuerdo absolutamente nada, así que suelo ser "secuencial" a la hora de estudiar.
Cuando llevo un par de páginas vuelvo a empezar. Cuando llevo dos o tres páginas vuelvo a empezar, y cuando llevo cuatro o cinco intento recordar las dos primeras y si consigo recordar de que iban entonces ya se por donde van y quedan para una segunda fase. Habitualmente no suele ser así (ni cuatro ni cinco ni seis lecturas… ) y suelo llegar a aburrirme. En ese momento cambio de tema. Cuando llevo cada párrafo leído unas cuantas veces acabo mirando solo lo que considero importante. Al final es un salto de tema a tema (en función del hastío y aburrimiento) hasta que las ideas se van abriendo paso.
Posteriormente con las cosas que sé de que van vuelvo a empezar para consolidar. Y cuando consolido esa materia queda para repasar. No es raro que a mitad del tema dos esté aburrido como una ostra y vuelva a hacerme preguntas a mi mismo sobre de que iba el tema uno. Al final no he leído cuatro ni cinco ni diez veces. La materia que me he estudiado bien la habré leído tropecientas veces, aunque es verdad que no suelo estudiar el cien por cien. En mi caso mis cálculos son llevar varios temas perfectos, para llegar al cinco (generalmente la mitad o la mitad más uno). Todas las preguntas que caen de esos temas las bordo (al menos así ha sido hasta ahora), y si con eso llego al cinco no arriesgo. Si no, del resto intento contestar lo que creo que me suena de haberlo mirado, y cuando tengo contestadas las preguntas necesarias para el cinco más un par de seguridad paro y entrego. Estoy seguro de que entre los treinta y dos suspensos en aprendizaje había personas que si no puntuasen las negativas hubieran sacado más nota que yo, pero repito otra vez, yo no arriesgo si no es estrictamente necesario.
No fue lo que ocurrió en motivación o social porque fueron exámenes mucho más fáciles y contestando únicamente las que sabía sin arriesgar nada pasé del cinco holgadamente.

Al final, si yo apruebo no significará que mi forma de estudio sea universalizable y todo el mundo vaya a aprobar con él. Yo al menos intento aplicar lo que estudio, y no generalizaré casos particulares. Considero como bueno aplicar lo que se aprende.

Los comentarios, como siempre en mi correo o en el grupo de facebook.

domingo, 21 de marzo de 2010

Manifestación antitaurina

Off-topic que no tiene nada que ver con la psicología, pero creo que es de interés:
Manifestación antitaurina el próximo 28 de marzo en Madrid.

Más información AQUI

La tortura no puede considerarse como arte ni como cultura, se torture a quien se torture. Pásalo.

martes, 16 de marzo de 2010

¿Qué es un psicólogo?

Hay un hilo en el foro de alf que al final ha acabado con un montón de post, más de 140. Muchos lo habréis leído en todo o en parte. Sin entrar a fondo en (valga la redundancia) el fondo del asunto, me ha servido para aprender una serie de cosas sobre las actitudes y comportamientos sociales y la llamada inteligencia emocional, que por cierto entra en el examen de emoción, aunque un poquito nada más.

Como no quiero que el grupo de facebook se convierta en una extensión del hilo, y además el hilo no da para más (de hecho hace ciento y pico post que no da para más) no voy a extenderme en los comportamientos sociales. Supongo que cada persona tendrá su propia idea al respecto, y habrá sacado sus conclusiones, en uno u otro sentido, tanto los que escribieron en público o en privado como los que leyeron sin escribir en ningún lado. Yo tengo muy claras las mías, pero sin ánimo de ser redundante y repetirme son sólo para mi.
Leer más...
Sin embargo, además de esas conclusiones, ha habido una serie de “ideas” que me han hecho reflexionar sobre unos cuantos asuntos relacionados con la carrera y la profesión.

Una reflexión importante (aunque esa ya la había hecho), y al hilo de un correo que me envió alguien, es si esta carrera está siendo como yo esperaba, si creo que merece la pena por diversas razones. Ya comenté anteriormente que la materia me encanta. En lo que respecta a esa parte sí, merece la pena sin duda. Estoy aprendiendo mucho, e integrando mucho más, incluso más de lo que pensaba antes de matricularme, y digo esto habiendo estudiado solamente cuatro asignaturas en un cuatrimestre. Si seguimos este ritmo tengo claro que al acabar la carrera habré crecido interiormente muchísimo. Simplemente por eso merece la pena la carrera y se la recomendaría a cualquiera.

Sin embargo algo negativo que estoy notando, viendo el sistema de evaluación, lo que hace la gente y demás, es que empiezo a dudar y mucho de que el título sirva para lo que se supone que debe servir. Creo la previsión es que al acabar la carrera tendremos unas herramientas para decidir, aconsejar, diagnosticar y tratar. Eso en teoria. Es cierto que en todas las profesiones hay profesionales buenos y malos, pero viendo el aprovechamiento de los conocimientos que supuestamente debemos tener (y eso que estamos sólo en primero) empiezo a dudar seriamente de la profesión en sí, porque de poco sirve que nos den esas herramientas (vuelvo a repetir en teoría) si se quedan condenadas al ostracismo y la gente actua como si no hubiera estudiado nada, como si esas herramientas no existiesen.
Por otro lado la profesión en sí es un poco peculiar. Hay tropecientas corrientes fundadas, muchas se contradicen, y lo que es peor, hay otras muchas no fundadas: un montón de psicólogos “de la intuición”, cuya capacidad de diagnosis o tratamiento mucho me temo que será la misma al acabar la carrera que antes de empezarla, y eso con título y todo. Y Ojo, no digo que todos los psicólogos sean malos o no de fiar. Puede que yo incluso esté en ese saco (para que no haya susceptibilidades). Solamente digo que si tengo que ir a un psicólogo me lo pensaré muy mucho, porque para que me aconsejen “porque yo lo siento” y cosas por el estilo, para eso hablo con mi vecino de arriba. Realmente un psicólogo no creo que necesite el título para eso. De hecho creo que hay por ahí un montón de “psicoterapeutas” que no tienen el título de psicología y ejercen (no se si legalmente, eso es otro tema interesante), pero a nivel oficioso si no usamos las herramientas que ponen a nuestra disposición no va a haber mucha diferencia entre nosotros y esos “psicoterapeutas”.
Eso en el fondo me entristece un poco. Cuando comenté en mis círculos que iba a enrolarme en este tema, hubo quien me apoyó, hubo quien pensó que estaba loco, y hubo varios (no uno ni dos) que pensaban que un psicólogo es poco más que un curandero, y sus conocimientos no son más fundados o fiables que los del panadero, el recadero (sin ánimo de ofender a esas nobles profesiones), o el vecino de arriba. Hubo gente que dijo “Yo no creo en los psicólogos”. Incluso hubo otro par de personas que directamente me dijeron que la profesión no valía para nada, que los que de verdad sabían del tema eran los psiquiatras. Creo, después de este cuatrimestre, que entiendo claramente la diferencia (en teoría) entre los psiquiatras y los psicólogos. Pero si algo he aprendido de ese hilo (el de los ciento y pico posts), bueno, y para que negarlo, de otros anteriores, es que es posible que algunas de esas personas que me dijeron esas cosas antes de matricularme no fueran muy descaminadas. Si al final la única diferencia entre un no titulado y una persona que se haya leído los libros unas veces (no voy a entrar tampoco en el número), luego los haya tirado en la esquina y no haya integrado los conocimientos es ninguna... ¿A dónde vamos? ¿Qué es un psicólogo?

Quizás sea una impresión equivocada por estar en primero. Veremos si esta sensación que crece en mi interior sigue agrandándose a medida que vayamos subiendo de cursos o se diluye. En otras carreras hace años (no se ahora), poco tenía que ver primero con los otros cursos. Sin embargo en el grado es diferente, porque hay varias asignaturas de primero que en la licenciatura eran de otros cursos. Lo dicho, veremos.

Los comentarios, el que quiera, por favor, en el grupo de facebook, o viendo lo que ha pasado en el hilo del foro podéis seguir mandándomelos a jmuned@hotmail.es. Sin embargo creo que es más útil y constructivo que sean públicos, aunque puedo entender que muchas personas en su completa libertad de acción y pensamiento no quieran hacer públicas sus opiniones.

Quizás este hilo se resuma en esa pregunta… ¿Qué es un psicólogo para vosotros? Ahora mismo tengo claro lo que creo que debería ser, pero no tengo nada claro lo que es en muchos casos. Ahí queda la pregunta por si alguien se anima a responderla.
Quizás algunos penseis que esto ya lo había dicho en ESTA entrada, pero esta tiene un matiz importante. No es solamente el hecho de no conocer o usar las herramientas. No es el hecho de decirle a los pacientes "eso no lo se". Es el hecho de aconsejarles exactamente lo mismo después de tener el título que antes de habernos matriculado de primero. Ese es el peligro a mi juicio.

Hay otras reflexiones obtenidas del hilo del foro, y una entrada pendiente sobre mi forma de estudiar, (que no se me ha olvidado) pero eso en otro momento.

lunes, 8 de marzo de 2010

La química del amor

Me han enviado un texto sobre la química del amor, y buscando a ver por aquí y por allá encontré esto, que creo que merece mucho la pena:Leer más...

El texto era este:
«Los síntomas del enamoramiento se deben a que la actividad química de nuestro cerebro cambia. Aumentan los niveles de dopamina, norepinefrina y disminuye la serotonina. Este cóctel químico nos hace sucumbir al amor y a todos sus efectos.
El o ella se convierten en el centro de todo, la dopamina y norepinefrina ayudan a focalizar nuestra atención, miramos al amado como algo único y nuevo. Y recordamos detalles minúsculos de esta persona y del tiempo que hemos pasado juntos gracias a la norepinefrina la cual aumenta la capacidad de recordar estímulos nuevos.
No podemos dejar de pensar en él o ella, es inevitable, los niveles de serotonina disminuyen y provocan un pensamiento obsesivo.
Buscamos la manera de tener cosas en común cambiando nuestra manera de vestir, nuestros gustos, con el fin de agradarle. La causante es la dopamina que se asocia con la motivación y las conductas orientadas a alcanzar un objetivo concreto.
Si surgen obstáculos para la relación, los sentimientos se intensifican; este hecho se conoce como el “efecto Romero y Julieta” y ocurre porque percibir la adversidad hace que aun aumente más la dosis de dopamina.
No es de extrañar que los amantes crucen continentes para abrazarse solo por unos días o cambien de trabajo o incluso mueran el uno por el otro. Cuando este sistema se activa poco podemos hacer.
La dopamina llega a regiones cerebrales donde se genera la motivación para alcanzar recompensas. Si tarda en llegar, los productores de dopamina prolongan su actividad, los niveles aumentan y la motivación cobra más fuerza.
Si ese teléfono aun no suena, se enviarán señales a la amígdala y se desencadenará la ira; de esta manera el amor y el odio están íntimamente conectados en el cerebro, producen las mismos síntomas y ponen en actividad las mismas sustancias químicas, de ahí que el cerebro humano haya capacitado al amante abandonado a odiar fácilmente a la persona que adoraba. Es solo un juego de combinaciones químicas donde los límites son muy frágiles.
El amor y el odio son cosas muy iguales, la indiferencia es su contrario. Amamos a una persona y la odiamos al mismo tiempo y aquello por lo que suspiramos se llama indiferencia. El amor y el odio tienen mucho en común, cuando odiamos concentramos nuestra atención tanto como cuando amamos. Nos cuesta comer y nos cuesta dormir.
Cuando surge la decepción, tenemos una tristeza enorme, el amante rechazado al final se rinde, y esto se debe a que el cuerpo humano, químicamente, no puede hacer frente a tanto desgaste energético.
La ira nos abandona y nos resignamos a la pérdida. Los sentimientos de resignación y de desesperación son los protagonistas del final del amor. Estos sentimientos están directamente asociados con el sistema de recompensa del cerebro y con su combustible, la dopamina. Cuando al final nos damos cuenta que la recompensa no llegará, las células productoras de dopamina disminuyen su actividad; los niveles bajos de dopamina se asocian al abatimiento y al letargo.
Cuando el estrés del abandono es prolongado disminuyen las tres sustancias, la dopamina, la norepinefrina y la serotonina, haciéndonos caer en una depresión. Un mecanismo para empezar de 0. Estamos diseñados para sufrir cuando nos falla el amor, sólo el tiempo nos saca de la angustia y la desesperación.
Tras la borrachera bioquímica del enamoramiento, el cuerpo y la mente deben recuperarse. Si nos pasáramos toda la vida enamorados, no tendríamos la suficiente atención ni la energía necesaria para hacer nada más. Por tanto, es necesario que se acabe.
El hipotálamo, se encarga de poner orden, de crear lazos de cariño. La locura del amor romántico se transforma en un sentimiento de calma y unión con una pareja. Sin embargo, la felicidad no es eterna, la monogamia no es eterna, tiene fecha de caducidad, unos 4 años; al cabo de este tiempo existe una tendencia universal de cambiar de pareja.
Somos monógamos pero estamos hechos para tener varias parejas. La mayoría de nosotros anhela una pareja para toda la vida, muchos consiguen ser feliz y mantener la química del apego, del cariño y de la complicidad durante muchos años ; es cuestión de suerte, al fin y al al cabo nosotros poco decidimos, nuestra biología se encarga de ello sin que nos demos cuenta.»
y como me comentaba la compañera este tipo de cosas hacen que pensemos que lo que estamos estudiando es genial.
Gracias, Laura Cruz

miércoles, 3 de marzo de 2010

Para leer los archivos de los resúmenes o apuntes

Para aquellos que no puedan leer archivos .docx hay un plugin en la página de Microsoft que funciona bastante bien, AQUI.

Para el caso de los archivos facilitados en formato pdf hay varios programas que circulan por ahí, pero el típico y genuino es el adobe reader, que se puede descargar de AQUI.

Ambos son gratuitos