Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

sábado, 27 de febrero de 2010

Autoayuda o ciencia

Gracias a una compañera de grado de la UNED que me mandó el enlace he descubierto este vídeo que creo que es de mucho interés. Eduard Punset entrevista a Richard Wiseman, psicólogo de la universidad de Hertfordshire, y que creo que hace honor a su apellido. Pertenece a Redes para la Ciencia, y fue emitido el 25 de Octubre de 2009.
Leer más...
No me extiendo, es mejor ver el vídeo. Espero que os guste. Gracias, Tatiana.

Como siempre, los comentarios, por favor, en el grupo de facebook.

miércoles, 24 de febrero de 2010

¿Memorizas o entiendes? Historia de un resumen

Cada uno tiene su propio método de estudio, el cual le funciona y es el que le sirve para adquirir conocimientos, y posteriormente aprobar los exámenes.

En cuanto al ámbito temporal, hay personas constantes, que estudian de forma regular, y hay otros que suelen estudiar más al final, cuando se acercan las fechas críticas. Se podría decir que cada estudiante es un mundo.
Leer más...
Otro ámbito en el que se diferencian los diversos estudiantes es en la forma que tiene cada uno de asimilar conceptos. Hay gente con una enorme memoria y hay otros con una capacidad de almacenamiento más limitada, que tienen que recurrir a otros sistemas de estudio para adquirir sus conocimientos.

Estos días la mayor parte de la comunidad estudiantil anda bastante revolucionada con psicología de la emoción y los resúmenes para estudiar, en parte porque parece ser que hay problemas de abastecimiento del texto oficial.

Tras un periodo de tiempo en vacío donde todo el mundo solicitaba resúmenes o apuntes, en público y en privado, han comenzado a aparecer escritos de diversos autores para facilitar el estudio de esa y otras asignaturas.

¿Cómo debe ser un resumen? El resumen ideal debe incluir todo, pero en la cuarta parte de espacio o menos. No se trata de quitar materia, sino de borrar lo superfluo. ¿Por qué? Porque en los exámenes tipo test entra todo, y corremos el riesgo si somos demasiado ligeros a la hora de retirar cosas de que luego caiga precisamente eso que hemos suprimido. Así que para mi resumir no va de omitir texto sin más.
Además de eso, una característica aun más importante de un resumen es que se pueda entender. Hasta ahora siempre que he ojeado un resumen de psicología de la emoción (y ya van unos cuantos) he ido siempre al mismo párrafo, a ver si a alguien se le ha ocurrido explicar una frase concreta del texto como yo sí que hice en el mio. Por ejemplo: “Cada experiencia emocional posee un patrón fisiológico específico de respuestas somato-viscerales y motórico-expresivas” o esta otra del mismo párrafo: “La propiocepción de la activación fisiológica ha de ser contingente con el episodio emocional”.
Pues no, hasta el momento en todos los resúmenes que he leido se ha copiado tal cual este párrafo (e imagino que otros) que vienen en el libro sin ningún tipo de explicación al respecto. En negrita, eso sí, pero aclaración cero.
Por favor, que alguien se pare a pensar si entiende esas dos frases sin tirar de diccionario.
¿La entiendes? Genial, no hace falta que sigas leyendo. Este texto no es para ti.
¿Te ocurre como a mi y tienes que ir a la web de la RAE? Pues eso, a eso mismo me refiero. Imagino que habrá personas que cuando se pongan a estudiar intentarán entender de que va esto, y otras memorizaran la frase tal cual, como el que toma una pastilla sin pararse a pensar lo que significa. Considero esta última opción un error. Porque esa memorización pura sin cuestionamiento hace que se pierdan horas y horas en estudiar algo que no va a servir de nada si no se entiende. Además hará que la sensación que se tenga sobre la asignatura sea de una dificultad extrema. Y por si eso fuera poco cuando caiga una pregunta al respecto con diferentes palabras hablaremos de exámenes difíciles.

No se como estudia el personal en general, pero viendo los resúmenes mucho me temo que hay excesiva memorización, y poca comprensión, y así es lógico que esto sea un peñazo que no hay quien estudie, y que aquel que consiga decir de carretilla el texto apruebe, pero en realidad no sepa nada.

Y todavía hay quien se aventura a afirmar que leyendo cuatro veces el libro se aprueba. Genial para el que pueda. O que se puede resumir un tema en una hora. No me extraña, si resumir consiste en copiar y pegar dejando la mitad. Incluso se puede hacer en menos tiempo. Pero yo creo que resumir no va de eso. Un buen resumen debe estar traducido, al menos en una asignatura como esta.
Total y acabando, que cada uno resuma como quiera y cada cual estudie como le dé la gana, faltaría más, pero a este menda le sorprende que haya personas que puedan memorizar textos así en plan pildorazo y luego hablen de asignaturas difíciles.

Los comentarios, como siempre, en el grupo de facebook.

viernes, 19 de febrero de 2010

Lloriqueos y llantos

Acabé mi otra carrera en el año 1991. Ya ha llovido lo suyo, y comparando con otras personas que posteriormente han estudiado la misma he tenido la sensación de que el nivel iba bajando, no de forma pronunciada, pero sí sin pausa y sin prisa.

Recuerdo que había personas cuyo único objetivo era aprobar una sola asignatura el primer año para poder seguir estudiando, y lo habitual era acabar la carrera con unos cuantos años de retraso. Leer más...Recuerdo mi primer examen, doscientas cincuenta personas, un único aprobado. Recuerdo aquellos exámenes a los que podías llevar lo que te diera la gana, textos, calculadoras programables y demás, y aún así suspendían dos terceras partes de los alumnos. Recuerdo mirar los problemas y pensar que te habías equivocado de aula o el profesor se había equivocado de examen. No oí llorar a nadie. Sabíamos lo que teníamos que hacer, y lo hacíamos.

Y ahora, veinte años después, vuelvo a la universidad. Y vuelvo con la memoria de lo que viví por aquel entonces. Veo unos exámenes asequibles, en su mayoría (no puedo opinar de psicobiología porque yo no la tengo, pero sí de todas las demás) y veo como se intenta regatear con los profesores, intentando dar por buenos resultados claramente erróneos, o protestando porque se puntúe el examen sobre nueve cuando es algo que viene detallado en las guías de las asignaturas publicadas antes de los plazos de la matrícula. Se regatea puntuar la mitad una pregunta doble, o se intenta hacer creer que no quieren enseñarnos a pensar. Os podría explicar yo de que iban a ir los exámenes en los que quisieran enseñarnos a pensar. Creedme, no querríais.

¿De que va esta carrera? ¿Va de conseguir un papelito como sea, y cuando tengamos que ejercer decirle al paciente “de eso no me acuerdo”, “esa parte no la estudie”? ¿Acaso va de tener que consultar el libro de texto cada vez que tengamos una conversación con un paciente?

¿Qué tipo de psicólogos queremos ser? ¿Queremos ser psicólogos solo de nombre o queremos ser psicólogos de verdad, de los que saben del tema?

Seamos coherentes, y reconozcamos que algunos exámenes eran más difíciles que otros pero todos aprobables, incluso psicobiología, porque conozco varios casos de personas que lo han superado. Seamos coherentes y reconozcamos que no se puede bajar el nivel en una carrera universitaria, sea la que sea, pero más aún en una carrera de la que dependerá el bienestar de los futuros pacientes.

¿Os operaríais de corazón con un médico que sacó un 3,9 en el examen de anatomía cardiaca (no se si existe, es por poner un ejemplo), y que gracias al regateo y a no se que prácticas llegó al 5? Yo no, yo prefiero al cardiólogo que se preparó bien, estudió la asignatura y aprobó por méritos propios (y sí, luego prácticas y todo eso).

Pues apliquémonos el cuento, menos lloriqueos, más codos y más estudio. Que no baje el nivel, sino que subamos nosotros. Poder se puede, de eso estoy seguro. Si el examen es fácil, vale, pero si es difícil y no llegamos, a estudiar más en el siguiente. Así el título servirá para algo, y el que quiera podrá ejercer (haciendo lo que le toque, master o prácticas o lo que sea, que creo que aún no está definido) sabiendo que no va a hacer una chapuza.

Sé que este texto no gustará a muchos, pero es lo que considero la verdad basado en mi experiencia, lo que he visto y lo que he leído.
Como siempre, los comentarios en el grupo de facebook. Gracias

martes, 16 de febrero de 2010

El dilema del prisionero y la precisión de las palabras

En el examen de la segunda semana de psicología social hubo una cuestión que suscitó un acalorado debate en el foro de alf. La pregunta iba sobre el dilema del prisionero. En el libro oficial, en la página 16 podemos ver una explicación al respecto: En el caso de dos individuos, tal y como viene en el libro, Leer más...si un oponente elige competir y el otro cooperar, gana el que compite. Sin embargo si los dos deciden cooperar ganan los dos, aunque menos. Y si los dos deciden competir, pierden los dos.

En el libro se sostiene además que en juegos del dilema del prisionero, cuando dos personas actúan a título individual tienden a orientar más su postura al cooperativismo. Como contrapunto, cuando actúan en representación de diferentes grupos tienen a tener una actitud competitiva.

Pues bien, la pregunta que se puso en el examen fue la siguiente:

En los juegos experimentales (como el dilema del prisionero), la conducta de los participantes se orienta más a la cooperación que a la competición cuando ambos actúan:

A) en representación de un grupo
B) a titulo individual
C) como representantes de una institución

Para mi estaba claro que la correcta era la b), ya que coincidía casi perfectamente con lo expuesto en el libro. Sin embargo hubo una serie de alumnos que consideraron como correcta la respuesta a), ya que en el examen no estaba incluida la palabra “diferentes” cuando se refería a los grupos. Sostenían que podían ser dos pertenecientes al mismo grupo que compitieran, y entonces tenderían a cooperar. Otras personas y yo no entendíamos como se podía competir entre dos personas de un mismo grupo, no tendría mucho sentido esa competición si no le añadíamos algún ingrediente, pero el tema dio de sí tanto que hubo más de cien respuestas en el post.

Pues bien, he aprendido de esta pregunta que una sola palabra puede tener la llave. Y no me refiero a la palabra “diferente”, que yo creo que en este caso prácticamente carecía de valor, porque se sobreentendía, sino en la palabra “representar”.

Tal y como explicó el equipo docente el quid de la cuestión es que cada persona representa a un grupo, y en ese caso está clara la actitud competitiva. Y por otro lado zanja las dudas respecto de dos participantes del mismo grupo. De ninguna manera se puede entender que haya una competición entre dos representantes del mismo grupo asumiendo la representación de un solo grupo.
Se puede pertenecer a un grupo, pero eso no implica que actues en su representación. Pusieron como ejemplo a los traidores, pero sin ir más lejos se me ocurre otro: El grupo de mi comunidad de vecinos. Si compito con otro vecino no lo hago en representación de la comunidad
Otro más: el grupo de estudiantes de la UNED, muchos pertenecemos, pero la mayoría no representamos al grupo. Podemos competir entre nosotros, pero dificilmente podemos competir dos estudiantes, uno contra otro, en representación ambos de los estudiantes de la UNED.

Total y en resumen, que tenía la pregunta bien, pero nunca hubiera sido capaz de explicarlo tan bien como lo ha hecho el equipo docente, apoyado solamente en una palabra. No le había dado la importancia que realmente tenía. Y he de reconocer (en contra de lo que dije en el foro antes de la explicación del equipo docente) que la discusión me ha servido para realzar y afianzar el significado de esa palabra.

No creo que haya mucho más que discutir sobre el tema, pero si quieréis hacer algún comentario, como siempre, mejor en el grupo de facebook.

sábado, 13 de febrero de 2010

Se acabaron los exámenes: Mis conclusiones

Los exámenes se han acabado. Por fin. A unos les han salido mejor que a otros. Yo no me quejo de cómo me ha ido en función del tiempo que les he dedicado. He aprendido varias cosas:

La primera: Creo que hay que hacer las PEC’s. No llevan demasiado tiempo en comparación con el tiempo necesario para estudiar el temario suficiente para obtener un punto en el examen y pueden salvar la asignatura si el examen sale justo. Es algo que ya pensaba antes, y que en lo que a mi respecta se ha visto confirmado.

La segunda: Leer más...Esta carrera me encanta. No es que no me agrade mi profesión habitual, que también me gusta, pero que en primero, primer cuatrimestre disfrute estudiando es algo realmente raro. Y no me refiero a que me deleite estudiar, que como a casi todos no me gusta nada, pero estas materias son interesantes, amenas y merece mucho la pena conocerlas a fondo). Y el estudio, que en otras situaciones sería un plomazo se convierte en algo interesante y muy ameno.

Tercera: Como ya comenté en otra entrada, es muy importante en un examen de estos (tipo test con respuestas negativas) planificar cuantas debemos contestar y cuantas podemos fallar en cada caso. A aquellos que vayan sobrados no les importará, pero a los que llevábamos alguna o todas las asignaturas justas el tener claro ese punto nos puede librar de un paseo a la UNED en septiembre.

Cuarta: Que al menos en mi caso, los resúmenes están bien dependiendo de las asignaturas. Hay algunas en las que creo que merece la pena resumir por su extensión pero hay otras en las que he estudiado directamente por el libro, que por otra parte solía resultar ameno, por ejemplo psicología social.

Quinta: Como dijo alguien en el foro, y recogí en esta entrada, el examen que hacemos siempre es el más difícil. Recuerdo motivación, primera semana. Todo el mundo quejándose. Llega la segunda semana, y los que hacen el examen entonces se quejan de que el de la primera semana era más fácil. Siendo sincero, los exámenes motivación y psicología social (los de las dos semanas) me han parecido fáciles independientemente de mi nota. Creo que hay muchas personas que no distinguen entre dificultad de un examen y la dificultad individual para contestar el examen (que depende, entre otros factores, del día que llevemos, los nervios y cuanto hayamos estudiado). Si analizamos honestamente el tiempo que hemos dedicado a la asignatura, en la mayoría de los casos se correlaciona estudio con posibilidad de aprobar. Y como he apuntado en otras ocasiones, esto se supone que es una universidad. Si un examen difícil es el de ayer de motivación… ¿Qué queréis? ¿Un aprobado general?

Sexta: Que en mi opinión deberían unificar el formato de examen. Me explico: Cada asignatura tiene su fórmula de cálculo. Unas puntúan sobre 9, otras sobre 10, unas suman las PECS a partir de 4, otras a partir de 4,5, unos exámenes son de 18 preguntas, otros de 25, otros de 30 y otros de 40. No creo que la especificidad de las asignaturas justifique tal disparidad de números, y simplificaría la mecanización del alumno a la hora de hacer el examen.

Séptima: Que no quiero que bajen el nivel. No me parece bien. Si quisiera un título que no sirviera más que como poster me hubiera hecho un curso de CEAC o CCC o cualquier milonga de esas, como mucho me hubiera comprado los libros, los hubiera leído y listo. Estoy en la UNED porque quiero un título de verdad, y si se ponen a bajar el nivel, o cambiar las reglas del juego después del examen lo único que creo que se conseguirá es devaluar el título.

Octava: Estoy gratamente sorprendido por el funcionamiento de la maquinaria informática de los exámenes. Eso de ir a los exámenes con el carnet de estudiante y que el ordenador escoja el examen, donde te sientas, y controle todo es algo que no creo que ocurra en muchos lugares. Soy siempre de los que digo que los ordenadores solo funcionan bien en hacienda y en la seguridad social. Habrá que añadir a la lista la UNED.

Bueno, esas son mis conclusiones a bote pronto. Si pienso seguro que me salen más. Y seguro que muchas o todas de las vuestras no coinciden con las mías. Si queréis comentar algo, apuntar las vuestras o criticar las mías, mejor en el grupo de facebook.

A por el segundo cuatrimestre.

viernes, 12 de febrero de 2010

Se acabaron por fin los exámenes

Pues eso, que ahora sí que ya está hecho.
A esperar la semana que viene a las plantillas y el 8 de Marzo las notas.
A pasarlo bien el fin de semana!!!!!

lunes, 8 de febrero de 2010

Entradas para vuestras opiniones

En el grupo de facebook, en el foro he abierto varios hilos por si alguien se anima a comentar su impresión/experiencia sobre los exámenes venideros.

El enlace es ESTE.

Un consejo de última hora: Ya está todo el pescado vendido, no creo que podáis hacer más de lo que habéis hecho, así que ir nervios@ o tener estrés no es productivo. Se dice más fácil que se hace, pero si sois capaces de ir tranquil@s creo que os irán las cosas mejor. (Y esto me lo aplico yo también).

Que se reparta suerte en estos días.

domingo, 7 de febrero de 2010

Peticiones de apuntes y/o exámenes

Para peticiones de apuntes o trabajos he abierto un hilo en el foro de facebook. Puedes verlo o escribir en él AQUI. Si no quieres aparecer en público también puedes mandarme un correo a jmuned@hotmail.es

viernes, 5 de febrero de 2010

Feliz-mente en facebook

Ya tenemos grupo de facebook. Podeis visitarlo AQUI. Así que aquellos que quieran ya pueden darse de alta en el mismo enlace.

Cálculos antes de ir a los exámenes

Decía en una entrada anterior que creo que una de las razones (en caso de haber aprobado psicología del aprendizaje) ha sido el valor de la prudencia. Y para el caso de aquellos que no quieran contestar demasiadas preguntas porque no se quieran arriesgar en exceso es bueno y necesario saber cuantas pueden fallar en función de las que contesten.
Voy a personalizar mi caso. En aprendizaje tuve un 10 en la PEC, con lo cual en el examen necesitaba al menos un cuatro sobre nueve para poder aprobar la asignatura.
Leer más...
Si vamos al programa de cálculo de notas (he colgado una nueva revisión que suma las acertadas más las falladas) o bien cogemos la calculadora y aplicamos la fórmula de la asignatura nos dan los siguientes resultados:

Podría contestar 14 preguntas, pero debería tenerlas todas bien, sin fallos.
Podría contestar 15 preguntas, permitiéndome el lujo de un fallo.
Podría contestar 16 preguntas, permitiéndome el lujo de un fallo también.
Pero hay que fijarse que si contestase 17 preguntas podía permitirme dos fallos.

¿A que conclusión llegamos? No trae cuenta contestar catorce, porque si contestamos una más aunque la fallemos también aprobaríamos. Del mismo modo no trae cuenta contestar dieciséis, porque si contestamos una más aunque la fallemos también aprobaríamos.

En resumen, que yo al final contesté 17, y menos mal que me llevaba bien sabidas las que podía contestar, porque la adicional que contesté no la fallé, y una de las anteriores la tenía mal. En resumen: si me hubiera quedado en 16 hubiera suspendido.

Haciendo el mismo cálculo para psicología de la motivación, en mi caso, (8,2 de PEC) puedo:
a) Contestar 19 preguntas, todas bien
b) Contestar 20 preguntas (también todas bien, por lo que no trae cuenta)
c) Contestar 21 preguntas (me puedo permitir un fallo)
d) Contestar 22 preguntas (me puedo permitir dos fallos)
e) Contestar 23 preguntas (también me puedo permitir dos fallos).

Así que en motivación tengo las opciones claras: O contesto solo 19, o directamente contesto 22 preguntas, porque contestar 20 preguntas es arriesgarme a fallar una más sin ningún beneficio. Del mismo modo no tiene sentido contestar 21, porque por el mismo riesgo contesto 22 y tengo más posibilidades. Y por otro lado no tiene sentido contestar 23 porque añado riesgos pudiendo tener solo dos fallos también.

No se si me he explicado bien, pero en cualquier caso creo que este es un buen ejercicio antes de ir al examen. En aprendizaje me funcionó. Y así no arriesgo más de lo necesario.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Examen fácil o difícil

Después del examen de Psicobiología (que yo no hice porque este año no me matriculé de esta asignatura) hubo un aluvión de quejas por la dificultad del examen. Como no tengo acceso a Alf en el apartado de Psicobiología no se si habrá habido opiniones en el sentido opuesto. Llegó el examen de aprendizaje (al que creo que muchos teníamos enorme respeto) y al salir hubo también opiniones, unas defendiendo que era más fácil que la asignatura equivalente de la licenciatura de años anteriores, y otros que era muy difícil.

Llegamos a psicología de la motivación y ocurrió algo bastante similar. Hay opiniones para todos los gustos, aunque considero que las discusiones han sido un poco más subidas de tono en este caso.

Total, que tras el tema de motivación hay mucha gente que se ha “desmotivado”. Y creo que no deberían. ¿Por qué?

Lo primero Leer más...por lo que dijo un compañero en un hilo de una discusión al respecto: «Siempre nos parece fácil el examen que no hacemos». No es lo mismo leerlo por encima o hacerlo en casa. Si lo leemos por encima no nos daremos cuenta de las preguntas “para pillar”. De esas nos damos cuenta cuando llegamos a casa después de hacer un examen real y nos ponemos a comparar. Tampoco tenemos los mismos nervios, ni la misma disposición cuando leemos el examen en casa con una lectura rápida. No creo que así se pueda evaluar de forma seria un examen.

También influyen otro montón de factores: Hay personas que ya vienen curtidas de la licenciatura, y no es lo mismo examinarse de algo por primera vez que hacerlo por segunda o tercera. Influyen los nervios, influye como tengas el día o incluso las ideas felices. Y hay que tener en cuenta el tiempo de que disponemos y que en infinidad casos estas pruebas son las primeras en muchos años sin tocar un libro.

Además, como no, esto es una carrera universitaria, no nos van a regalar nada. Recuerdo en mi otra carrera, una asignatura donde en el primer parcial de doscientas cincuenta personas solo aprobó una el examen. Y sí, nos quejamos, pero al final pusimos más los codos y el resultado es que muchos acabamos la carrera. Cada uno a su manera, unos haciendo mil quinientos problemas, otros quizás con suerte, y otros con inteligencia, de todo habría.

En resumen, que la percepción sobre la dificultad de un examen es tremendamente subjetiva, y no creo que nadie deba desanimarse porque digan que el examen es difícil. Si es fácil o difícil lo decidirá cada uno para sí mismo cuando acabe el examen, vea la nota, y haga su propio juicio consciente del tiempo que ha dedicado a preparar la asignatura, y tendrá razón, tanto el que diga que es fácil como el que diga que es difícil, porque como dije, cada uno miramos la realidad por nuestro cristal.

Nota: Tengo pendiente publicar exámenes y algún apunte más que iré colgando a medida que vaya sacando tiempo. Si quereis comentarme algo podeis escribirme a jmuned@hotmail.es

lunes, 1 de febrero de 2010

Cuidado con las notas

Siempre que hago un examen pienso que sería genial poder conocer la nota nada más entregarlo. Antiguamente no era posible y había que esperar pacientemente a que el profesor corrigiera los exámenes unos días o semanas después.
Sin embargo el formato de exámenes de este primer curso de grado (no se como serán los siguientes) que es tipo test hace que puedas saber la nota de forma muy rápida. En el caso de algunas asignaturas a las pocas horas, ya que cuelgan la plantilla con el examen y las soluciones casi en el acto o en su defecto en pocas horas.
Lo malo ocurre en situaciones como en psicología del aprendizaje, donde no se permitió sacar el examen (aunque hubo personas que si lo sacaron) y no se colgó la plantilla de notas.
Leer más...

Pues bien, desde el primer momento hubo especulaciones, listas de respuestas que presumían de ser ciertas, muchas de ellas con errores, que hacían que cada vez que comparaba mis respuestas con cada una de las listas me diera un vuelco el corazón.
No hablo de aquellos que cuelgan sus respuestas (yo también lo hice). Tampoco hablo de aquellos que dicen que están casi seguros de que son correctas (porque cuando se exponen así ya sabes que pueden equivocarse). Hablo de aquellos que presumían de tener las respuestas correctas, y luego tenían numerosos fallos.

Al final lo que yo hice fue coger el libro y comprobar una por una las que yo había contestado. Y se acabó el estrés y la ansiedad. Así que cuando salgais del examen tampoco os creais la lista de respuestas que se cuelguen, salvo que sea la oficial claro, es mejor comprobarlo todo.