Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

¿Psicólogos o entrevistadores?

Cuando me enrolé en esta aventura me imaginaba a mi mismo detrás de una mesa de despacho, atendiendo a personas con problemas o afligidas, evaluando inteligencias, ayudando a parejas o asesorando estudiantes. Leer más...Aunque no era mi caso seguramente algun@ habrá fantaseado viéndose a sí mism@ asesorando trabajadores, eligiéndo a los más idóneos o realizando sus quehaceres en una empresa de recursos humanos. Tampoco es mi caso, pero probablemente el de más allá habrá soñado que en el futuro realizaría investigaciones, estudios sobre la actitud de las personas ante estímulos determinados o situaciones concretas.
Lo que creo que ninguno sospechó es que iba a tener que estudiar esta carrera buscando familiares o amigos con problemas de depresión o ansiedad para hacer un ejercicio puntuable. Menos mal, no es aun el caso.
Tampoco creo que nadie haya fantaseado con tener que buscar parientes o conocidos con problemas de pareja o dificultades para el aprendizaje para tener que tratarles. No ha sido necesario hasta el momento.
Del mismo modo nadie habrá previsto tener que elegir el mejor empleado para una empresa del vecino o un amigo sin que estos lo pidan, o a cualquiera que nos encontremos por la calle. Ya veremos si sucede.

Entonces, me pregunto yo, en el nombre del Minotauro… ¿Por qué en asignaturas como Psicología Social o Psicología de la Memoria tenemos que reclutar nosotros a las cobayas de los experimentos? ¿Bajaremos con el micrófono a la calle a parar a gente para conseguir entrevistarles o convencerles para que hagan un test (y les regalo una tostadora, porque no les puedo regalar 0,25 puntos como ocurrió el año pasado) o recuerden los objetos que les muestre? ¿No es lo mismo que nos están pidiendo? ¿Es lógico que en una Universidad a distancia tenga perder el tiempo en buscar treinta amigos o conocidos que deban realizar el test que les dé y si no tengo treinta amigos, conocidos o compañeros pierdo las posibilidades de ganar medio punto? ¿Qué tiene que ver eso con la psicología? Y lo que es peor, si no tengo veinte amigos, familiares o conocidos que quieran memorizar veinte objetos y gastarse un rato no solo no gano medio punto, sino que pierdo la posibilidad de examinarme de una asignatura, cuya matrícula pagué. Y nadie me advirtió antes de pagar la matrícula de que para aprender los caminos de la memoria y poder evaluar esos conocimientos iba a tener que embaucar a veinte conocidos. De eso no me previno nadie, y dudo mucho que sea justo, equitativo o aporte algo a la enseñanza.