Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Más sobre la problemática del master

Esta carta se ha mandado al Ministerio de Educación, sacada del grupo de facebook "Psicólogos sin profesión":
El motivo de la presente carta no es otro que el reflejar el descontento generalizado, la frustración y la rabia que ha generado, entre los psicólogos convocados, el contenido de la prueba teórico-práctica de Psicólogo Especialista en Psicología Clínica, prevista para el día 27 de Noviembre en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid.

En nuestra opinión nos vemos sometidos, sin justicia alguna, al cuestionamiento del ejercicio de nuestra profesión de una forma unilateral y totalmente discriminatoria frente a otras profesiones. ¿Como es posible que tras ejercer una profesión durante tantos años el Ministerio de Educación cambie de forma retroactiva las reglas que nos han permitido ejercer nuestra profesión? ¿Es esto constitucional? ¿Es esto justo? ¿No es discriminatorio? Leer más... Entendemos que el Ministerio de Educación y la Comisión Nacional de la Especialidad de Psicología Clínica han cometido múltiples y gravísimas irregularidades en estos años. Todo ello ha desembocado en una convocatoria de "examen" a todas luces planteada bajo un signo de desprecio, prepotencia y autoritarismo, pero sobre todo bajo la máxima injusticia en relación con los requisitos que se les exigen a otros profesionales para el ejercicio de su profesión.

Como saben, en escasos 3 meses, hemos de presentarnos a dos humillantes exámenes: el primero de los cuales versará sobre el contenido total del programa de la Especialidad de Psicología Clínica vigente en el momento de la publicación del Real Decreto 2490/1998. El segundo de ellos de carácter práctico, con el fin de comprobar que los solicitantes tienen la capacidad de tomar las decisiones más apropiadas, tanto diagnósticas como terapéuticas en las distintas situaciones clínico-psicológicas que implican el ejercicio diario de la especialidad de psicología clínica.

Es decir, no solo se pone en entredicho nuestra formación, sino también la práctica clínica acreditada que muchos de nosotros venimos desarrollando desde hace más de 20 años, tanto en el ámbito privado, como contratados en los múltiples dispositivos de la propia red asistencial de la Administración Pública.

Después de interponer multitud de recursos administrativos, -la inmensa mayoría desestimados-este es el punto en el que ahora nos encontramos los más de 1.300 colegiados convocados al examen, más otros 4.000 a los que le han denegado siquiera esa posibilidad, otro número indeterminado de colegas aproximadamente unas (30.000) personas que no han podido presentar documentación alguna, puesto que han quedado excluidos del todo, en el proceso de homologación.

Llegados a esta convocatoria, la asociación “Psicólogos por el reconocimiento de la Especialidad en Psicología Clínica" formada por muchos de los convocados a examen y por muchos de los desestimados como psicólogos clínicos, quiere cuestionar la validez de este proceso como medida de los conocimientos para el ejercicio de la profesión. ¿De verdad creen que la capacidad de memorización de aspectos innecesarios para la práctica de nuestra profesión es un reflejo de nuestra capacidad y profesionalismo clínico? .

Entienden ustedes que con nuestras áreas de ejercicio perfectamente definidas tengamos ahora que volver a examinarnos de áreas de la psicología que ahora no necesitamos para el ejercicio de nuestra profesión. ¿Es esto justo? ¿Estamos empezando el ejercicio de nuestra profesión.? No solo se trata de saber si nos pueden cuestionar nuestros conocimientos, sino también de ver si este examen es la manera más adecuada de hacerlo y de si revisar nuestros conocimientos en todas y cada una de las áreas de la psicología es necesario.

Podríamos seguir cuestionando la relación de esta prueba, -especialmente la teórica- con la verdadera práctica de la psicología clínica pero entendemos que no se trata de conocer nuestra profesionalidad o capacidad para ejercer la psicología. Tampoco se trata de asegurarse de que los que ejercemos como psicólogos clínicos desde hace años conozcamos nuestra profesión (si no fuera así, ya habríamos perdido nuestro trabajo o no tendríamos pacientes).

¿Hay alguna otra profesión a la que se someta a exámenes parecidos? ¿Se tienen que examinar, con poco más de dos meses de notificación para prepararse, de todos sus conocimientos abogados, arquitectos, ingenieros, economistas….? ¿Por qué los psicólogos si?.

¿Entienden los convocantes de esta prueba que mientras que un candidato PIR tiene tiempo para dedicarse a preparar una oposición a nosotros se nos pide que lo hagamos mientras continuamos con nuestras obligaciones laborales (los que no hemos perdido nuestro trabajo todavía como consecuencia de este proceso) y familiares?

Por todo esto exigimos justicia y la no discriminación hacia la profesión de la psicología frente a otras profesiones. Exigimos un planteamiento centrado en el buen servicio al usuario y no en exámenes que no recogen la realidad de nuestros conocimientos para ejercer la profesión ni tienen en cuenta las situaciones laborales y personales de los convocados.

Por todo lo anteriormente expuesto, solicitamos una enmienda o rectificación de la Lopse y nuevo proceso de Homologación más justo para obtener la Especialidad de la Psicología clínica, como se ha hecho en otros colectivo. Que podría consistir un curso /master de reciclaje que nos permita actualizar nuestros conocimientos, como ya se ha hecho en el pasado para otros colectivos en situaciones similares
En espera de recibir respuesta, sin otro particular. Muchas gracias
Asociación .
“Los Psicólogos por el reconocimiento de la Especialidad en Psicología Clínica"

Acompañada del siguiente resumen de nuestra situación:

Antecedentes

En el año 2002 aparece el requerimiento de acceso al título de especialista en Psicología (PIR) a través de examen para aquellos que acaban la carrera y quieren trabajar como psicólogos clínicos.

Surge el problema de que hacer con aquellos profesionales que llevan años trabajando como psicólogos en el ámbito clínico a los que no tiene sentido obligar de modo retroactivo a realizar dicha prueba.

Se decide establecer una Comisión formada por el Ministerio de Educación que evalúe a todos aquellos psicólogos que hayan trabajado con anterioridad al 1998 para otorgarles dicho título. Se establecen unos baremos para acceder al titulo, tanto en educación como en experiencia que no se comunican claramente a los interesados sin establecerse puntuaciones por méritos.

Para demostrar la experiencia se requiere informe del Colegio Oficial de Psicólogos que certifique la experiencia y cobra a los colegiados por ello. Esta certificación de ejercicio de la profesión es ignorada por la Comisión que exige pruebas de alta en seguridad social y pago de IRPF, entre otras, para demostrar la experiencia. Las arbitrariedades para admitir expedientes son múltiples. No se explican las puntuaciones otorgadas ni las denegaciones de títulos en las contestaciones. En algunos expedientes se acepta el título supeditado a hacer un Master que a día de hoy no existe o a hacer un examen de toda la psicología que se convoca el 15 de septiembre para realizarse el 27 de noviembre.

Las estadísticas muestran una otorgación del título se concedió al 55% de los que se presentaron en el 2002 (10.596 ) frente aun 6,6% ( 4.000 nuevas solicitudes) de los que se presentaron en 2005. De los 14.596 de todos los evaluados, quedan 1.300 psicólogos pendientes de examen. No todos los psicólogos se presentan, la mayoría de las personas mayores de 50 años no lo hacen. Los criterios para la otorgación del título de la especialidad se hacen más restrictivos y varían de un proceso a otro. En el año 1198 había 26.960 psicólogos colegiados en el 2005, 44.708 colegiados y en el 2010 52.338 y 45.000 estudiantes en toda España

La consecuencia incluye despidos de psicólogos en varias áreas de los servicios públicos tales como servicios de drogodependencias y organismos como la Cruz Roja, la Comunidad de Madrid, la Agencia Anti Droga etc. Estos puestos son sustituidos por PIR recién licenciados con menos experiencia y con el consiguiente abaratamiento para la administración y perjuicio para el usuario.

El proceso ha durado más de ocho años de evaluación. A cambio, para cubrir la inseguridad jurídica de todos aquellos no aceptados y mientras se decide quien es un psicólogo clínico, se sugiere a los psicólogos que trabajan en el ámbito privado que inscriban sus consultas como centro sanitario en las diferentes comunidades autónomas. Esto se hace durante un tiempo pero resulta invalidado en los tribunales tras una demanda del colectivo médico que no acepta a los psicólogos como profesionales sanitarios. ¿Podremos los psicólogos seguir ejerciendo tanto en lo público como en lo privado, como hemos venido haciendo si no nos han concedido el titulo de Especialista en Psicología Clínica? ¿Resulta constitucional que el titulo de especialista en Psicología Clínica se pida de manera retroactiva. ¿Qué pasa cuando las condiciones de contratación a psicólogos en la administración se cambian y estos son despedidos como consecuencia de ello? Recientemente se hablaba en la prensa de la posibilidad de cambiar las condiciones de remuneración de funcionarios pero solo para los nuevos contratados. Hubiera sido un escándalo cambiarlas de manera retroactiva porque se trata de un colectivo grande. ¿Se está abusando de los psicólogos por ser un colectivo pequeño? .Después de años y años de trabajo. ¿Ahora no estamos cualificados para desempeñar nuestros trabajos? .¿Es que la nueva ley de Sanidad pretende dejar fuera al colectivo de Psicólogos? .¿Es que los Psicólogos no ejercemos como sanitarios en multitud de tareas?