Blog para alumnos de Grado de Psicología de la UNED

Con opiniones, guías, consejos y enlaces a otras páginas donde puedes ver apuntes, guías, más opiniones, exámenes, tests y alguna cosa más.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Lista de grupos felizmente del curso 2014-2015 (sujeta a cambios sin previo aviso)

- Psicofarmacología
- Lenguaje
- Alteraciones del Desarrollo
- Neuropsicología Infantil
- Psicología de la Personalidad
- Tecnicas de Intervención Cognitivo Conductuales (3º)
- Evaluación Psicológica (3º)
- Pensamiento
- Tratamientos Psicodinámicos, experienciales, constructivistas, etc...
- Terapia Cognitivo conductual

Los grupos irán desapareciendo de facebook (pasarán a secretos) cuando se alcance el número máximo de participantes que los administradores consideren.

También está la isla, el grupo sucesor de off-topic, «para alejarse del mundanal ruido». En él también se reserva el derecho de admisión, y solo se entra por aval de un miembro del grupo.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Despedida, respuesta a mippe's (que no Boss), y reflexiones varias

Esta será la última entrada de este blog, al menos en mucho tiempo, y dedicada a la temática de psicología en la Uned. Han sido varios años, de conocer gente, de ver por dentro como se estudia aquí, lo que es en realidad la psicología, y aquellos que la estudian, años de apuntes, de entradas, de quedadas, de pec’s, de estudio, de trabajo, de compañerismo, y en algunos casos de garbanzos negros, desgraciadamente muy negros.

Estoy satisfecho con el trabajo realizado, con el resultado obtenido, y os doy las gracias a aquellos que habéis participado, en mayor o menor medida. En felizmente han sido muchos músicos los que han creado la orquesta. Y la música ha sonado bien, al menos a mí me ha sonado espléndida (y me consta que a otros cuantos) también les ha parecido bien.

¿Por qué cierro felizmente? Porque no tengo tiempo, y honestamente no tengo ganas. Creé felizmente como algo que funcionaba con una filosofía. Como no todo el mundo es bueno, y la filosofía no es el sentimiento generalizado, me ha dado dolores de cabeza múltiples, al final he decidido que ya no merecía la pena. He pecado de ingenuo, y he descubierto cosas que preferiría no haber descubierto. Hay gente (no muchos, pero en cualquier caso demasiados) que no han usado felizmente para lo que se creó ni con la idea con la que se creó. Y no quiero seguir perdiendo tiempo en ello.

Hay egos hipertrofiados, necesidades de relevancia, mentes infantiles, disonantes en estado puro, y en resumen, un montón de psicólogos que lo serán de título, pero no de filosofía. Hay mucha gente que piensa que se es psicólogo con memorizar un texto y aprobar un examen. Siempre he creído (y sigo creyendo) que es mucho más que eso. Entiendo ahora la mala fama social de la profesión, y me uno en eso al coro de desencantados. Hay psicólogos buenos, conozco unos cuantos, compañeros míos, que serán estupendos en esa profesión. Hay otros, psicólogos de título, que son los que (imagino que acompañados de otros antes que ellos) hacen que la profesión esté como está. Y ya no digo más. A partir de este punto, mejor no sigas leyendo. Leer más... Sigo escribiendo porque me veo obligado a atajar algunas falsedades que circulan por ahí. No será largo, pero intentaré que sea contundente. Se podría decir, en una sola frase, que hay quien (unas pocas personas, pero que han hecho mucho ruido, tanto como para crear sordos) se han creado un mundo paralelo, sin relación alguna con la realidad, un mundo donde según ellos, han sido imprescindibles. Ese mundo que se han creado, y que probablemente se creen, es eso, imaginario:

1. Como he dicho más arriba, felizmente ha sido una orquesta, de la que yo he tenido el honor y privilegio de ser el director. Y ha sido así porque felizmente lo empecé, lo piloté, fue fruto de mi trabajo, de mi idea (y como dijo una compañera, gracias, de mi sueño), y ahora lo cierro yo. Y nada más. El resto son fuegos de artificio.

2. A pesar de que haya personas que presumen de que sin ellos felizmente no hubiera funcionado, eso no es así. Existe una tendencia o necesidad de relevancia, que algunos tienen, desde mi punto de vista enfermiza. En felizmente han aportado cientos de personas a lo largo de estos años, y todas son importantes. No ha habido nadie imprescindible para que felizmente siguiera existiendo, excepto yo (por ser el autor, propietario de la idea y creador). Invito a todos ellos, esos que se creen imprescindibles, esos que opinan que es tan simple y tan sencillo crear y mantener algo como felizmente, a que, ahora que felizmente ya no va a seguir publicando, y que blogger aloja foros gratis, Facebook aloja grupos gratis, y hay hosting de ficheros gratuitos hasta aburrir, se monten su plataforma. Es fácil dicen, ¿no? Pues ale, duro y a ello.

3. En atención a Mippe’s (que no Boss, ya digo que ese pseudónimo dice mucho del que lo elige): En contra de lo que presume, nunca he pedido nada por correo electrónico. No es verdad. Cuando vd. Llegó a felizmente ya éramos casi mil personas. Cuando estaban las mippes publicadas en alf, le pregunté en alf si las podía colgar en felizmente, como hice con otro montón de gente. Y vd. dijo que sí. Y nada más. El depósito de apuntes fue idea mía y funcionaba perfectamente. Cuando ya estaba funcionando perfectamente vd. tuvo la idea de hacer los fondos de dibujo del campus, no sabía vd. cómo implementarlo, me escribió, me envió los fondos de dibujo, y yo lo ejecuté todo (con mi trabajo, ese que parece que cayó de los árboles). Y nada más… ah, sí, unos pins que vd. pidió sin saber cuánta gente los quería y que vd. quería que yo, que no los había pedido, pusiera dinero. Y se acabó, puede vd. rascar que no hay más. Unas mippes (que insisto, colgué, descargó mucha gente, y yo al menos no utilicé), unas entradas que no pedí, hechas con un lenguaje barroco que no me gusta, que no comparto, a veces con tintes incómodos, y por supuesto, el que vd. diga que mi fuerte no es la dialéctica, teniendo en cuenta lo que vd. considera como dialéctica, es un elogio. Gracias. No soy bueno en ese lenguaje, no soy hipócrita, suelo decir al pan, pan y al vino, vino, no suelo divagar, no soy creacionista tampoco y respeto a los compañeros (aquellos que respetan, claro, que son la inmensísima mayoría, salvo unos pocos garbanzos, porque todo se contagia). Para ver lo que le pasa (no solo a vd, sino a todos aquellos que necesitan relevancia por encima de la media) no hace falta ser psicólogo ni siquiera de título.

Se me olvida algo, los carteles de las quedadas los hizo vd., cierto, (sin que nadie se los pidiera), excepto cuando cambiamos a la quedada de Alicante, y se lo pedí a vd. solo y exclusivamente porque era algo que había hecho vd. desdé el principio y no quería que se sintiese desplazado (como seguro que vd. se siente ahora, el despertar es duro), porque hacer un copia pega de fotos, como vd. comprenderá, no es un trabajo duro, hasta un niño de primaria lo hace. Lo que le pasa, como digo, es fácil, y no hace falta ni siquiera ser psicólogo de título para verlo. Ya que vd. es psicólogo de título, pienso que debería revisar psicología de grupos y psicología social de primero. En especial la parte de disonancia cognitiva. Yo, en mi lenguaje vulgar, añadiría otro montón de cosas, pero no voy a hacerlo. Otra más, las entradas que vd. me ha enviado (insisto, sin ser solicitadas, más bien fueron un compromiso que preferiría no haber tenido), puede mirar abajo a la derecha cuales son las más leídas en el blog.. Entre las suyas no hay ninguna. Es la realidad. Y si encuentra algún corta pega en mis entradas, salvo cuando cito expresamente, puede decírmelo. Mis entradas son todas hechas por mi, con mis ideas, con mi lenguaje, y mi forma de expresarme, y han sido muy aceptadas (y si no, tampoco importa, a diferencia de vd. no tengo necesidad de relevancia, prueba de eso es que cierro esto).

No me llame vd. amigo, por favor. No soy amigo de quien solo he visto dos veces en mi vida (literalmente), y de quien he intercambiado correos del estilo “ahí van las mippes de tal”, porque entonces sería amigo de media parroquia. Para mi, amigo es mucho más que eso, y de la Uned no tengo demasiados. Conocidos sí, muchos. Amigos pocos. Y lógicamente vd. No es ni ha sido nunca uno de ellos.

4. Esto es asimilable a todos los que se sienten agraviados por no darles protagonismo o por querer que haga excepciones: He estudiado psicología, solo dos años, y no puericultura. Es lamentable que además de llevar felizmente tenga que aguantar rabietas de niños pequeños. Ha sido una constante estos cuatro años, con pocos casos, pero muy sonoros, y los últimos tres meses los casos han sido impresionantes. Estoy francamente sorprendido de muchas rabietas que he presenciado, me hace perder la esperanza de que el desempeño profesional mejore, y desde luego, quien crea que por tener un título es psicólogo, conozco al menos diez o quince casos de personas que probablemente obtengan el título (algunos ya lo han hecho), y tienen de psicólogos de verdad mucho menos que muchos que no han pisado nunca la facultad.

5. Se ha dicho de todo estos tres meses. Que si el grupo estaba vacío, que si yo pedí no sé qué, que si el grupo lo forman cuatro zumbados, que si no significa nada, que si vaya mierda de blog, que sin no se quien felizmente no hubiera existido… en fin… a las pruebas me remito. Si viven contentos creyéndose eso, me parece genial, no seré yo quien haga que despierten. He estado en tres universidades, estoy titulado por dos de ellas, y la tercera es la Uned. Es lamentable el porcentaje de (no voy a usar la palabra, me da vergüenza) que hay en la Uned en psicología. Nada que ver con otras facultades u otras universidades. Me alegro haberlo visto, es enriquecimiento personal, pero es muy lamentable que unos pocos den tan mala fama al colectivo.

6. Si has seguido leyendo y no sabes de qué va esto, te lo resumo: Felizmente deja de funcionar porque no pienso seguir perdiendo el tiempo dando pábulo a los destructores, a los contaminadores, a los párvulos con problemas. Felizmente no es una terapia de grupos. Era una plataforma que funcionó muy bien, que fue la referencia en muchas cosas mucho antes de que creciera demasiado y llegasen arribistas, muy escondiditos, eso sí. Gracias a todos los que habéis participado, a los que habéis estado cómodos,. y en cuanto a los otros, a los que han querido destruir, machacar, difamar y demás, lamento haberme cruzado con vosotros, pero es lo que tiene la vida, igual que existen virus, bacterias, y demás que pululan por ahí, y no puedo abstraerme de ellos, tampoco he sido inmune a vosotros. Lo lamento, sinceramente. Si vuelvo a intentar algo similar a felizmente, o si en el futuro decido retomarlo (que nunca se sabe), aprenderé de las experiencias pasadas, e intentaré que no haya oportunistas. Como acabo siempre, que se reparta suerte.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Cerrado por "descanso"

Pues eso, que durante unas semanas y/o meses (o quien sabe, igual hasta que blogger se canse), dejamos esto en barbecho. Suerte a todos y tal.

sábado, 5 de julio de 2014

Respeto, opinión, libertad de expresión e historias asociadas

ATENCION: Entrada soporífera. No es una entrada que hable sobre los contenidos generales de este blog. Sin embargo, incluye conceptos que a algunas personas les pueden parecer interesantes. No obstante es una “chapa” de marca mayor, y no quiero que “futuros lectores” se hagan una idea equivocada sobre lo que es el blog. Si no sabes que a veces me gusta escribir chapas porque sí, mejor pasa a otra entrada y no leas esta. Allá vamos:

Este blog, aparte de ser un canal donde cuente mis percepciones y experiencias sobre el estudio de psicología en la Uned, también me sirve para contar mis percepciones de cosas que, aunque puedan estar relacionadas, no sean específicamente de esos temas. Otras personas tienen los suyos, bien sea en sus propios blogs, Facebook, foros, whassap, teléfonos o en una mesa detrás de un café. Esta última suele ser la mejor opción en la mayoría de los casos, pero lamentablemente, y hasta que inventen las “holograma-conferencias” va a ser complicado por la distancia, y porque no soy omnipresente. No valdría un solo café, y si me tomase aunque fuera un solo café con cada persona que lee este blog, o que opina por cualquier vía, tendría serios problemas con la cafeína.

De lo que voy a hablar hoy es otra vez, subjetivo, aunque es algo basado en datos objetivos, y que no tiene que coincidir con la visión de otros, pero sí que al ser la mía es la que aplico en mi vida diaria. Leer más... Parece ser, que hay conceptos, que aunque parece que todo el mundo los ve de la misma manera, no es así. Cuando hablamos de lo bueno que está un croissant no tiene demasiada importancia o trascendencia. Si no te gusta un croissant no te lo comes, y si te gusta probablemente sí. Pero cuando hablamos de entes como los que describo en esta entrada, no sirve con no comerte el croissant cuando no te gusta, porque tienen otro tipo de implicaciones. Llevo demasiados días escuchando (más bien leyendo), lo que es el respeto, la opinión y la libertad de expresión en la boca de unos cuantos, pero pienso que hay quien les atribuyen “caracteres” a esos conceptos que no son propios. ¿A qué me refiero?

Voy a empezar por la opinión: Yo entiendo la opinión tal y como se dice en el diccionario de la RAE, «dictamen o juicio que se forma de algo cuestionable». Y hasta ahí. Observemos la última palabra… “cuestionable”, por tanto “no probado”. Un hecho probado no es cuestionable, y por lo tanto los juicios sobre algo demostrado no son opiniones, son otra cosa. Es decir, que dos y dos son cuatro, es un hecho, y no es opinable. No se puede decir «yo opino que dos y dos no son cuatro», porque al no ser algo cuestionable no entraría dentro del alcance de “opinión”. Y los que dicen que emiten una opinión sobre un hecho probado, lo siento, no es cierto, están emitiendo otra cosa. Pero voy incluso más allá.

Hay otro matiz de la palabra “opinión”, que si bien entraría dentro del concepto que viene en la RAE, «fama o concepto que se tiene a alguien o algo», creo que es peligroso enmarcarlo dentro de esa palabra, en especial cuando se le da un mal uso, porque entra dentro de lo que yo considero “ofensa” o “falta de respeto”. Un ejemplo: Yo puedo pensar que alguien dice mentiras habitualmente. Eso puede entrar dentro de la última definición de opinión. Pero claro, ese significado de opinión es bastante incendiario, porque cualquiera que vaya “opinando” sobre el personal en esos términos u otros peores, probablemente cosechará conflictos por doquier. Y si le digo a alguien que opino que miente, lo que no puedo después es sorprenderme porque esa persona no quiera saber nada más de mí, aunque respete mi opinión, que de eso hablo ahora.

Vamos al respeto: Si leemos alguna de las definiciones de la palabra “respeto” en el diccionario de la RAE, “respeto” es, por ejemplo, «veneración, acatamiento que se hace hacia alguien». Yo no estoy de acuerdo con esa definición, en tanto en cuanto es demasiado “jerarquica”, y aunque en según qué ámbitos la jerarquía existe (la mayor parte de nosotros tenemos jefes, por ejemplo), en mi vida lúdica o privada no existe, ni creo que deba existir. Hay otros significados de respeto, que por cierto no conocía, como “espada”, “miedo”, o “cosa que se tiene de repuesto”, que obviamente no tienen nada que ver con lo que expongo aquí. Yo me suelo quedar con la de «Miramiento, consideración, deferencia», incluso a veces lo enmarco dentro de la cortesía.

Sin embargo hay una definición que me da hasta miedo, porque puede conducir a situaciones tipo “atracción fatal”, y es «persona que tiene relaciones amorosas con la otra». Claro, si alguien quiere que le respete en esos términos, va a ser que no. Me explicaré: En una discusión que he mantenido días atrás con alguien, con quien no estoy de acuerdo sobre una serie de conceptos y calificaciones, algunos de los cuales me atañen (ver el último concepto de opinión más arriba), se deslizó (con el acuerdo de alguna persona más), que respeto implica “obligación de compartir cosas con ese alguien”. Si respeto implicase eso, es cierto, yo no respeto. Imagino que ni yo, ni la inmensa mayoría. Lógicamente, no me debo a nada ni a nadie, y si las “opiniones” de alguien no me parecen constructivas, no me aportan nada, o constituyen un concepto, por ejemplo de mi persona, con el que no estoy de acuerdo, o se deslizan calificaciones que pueden considerarse ofensivas por cualquiera, o emiten “opiniones” erróneas porque contradicen hechos “probados” (ver más arriba), no es alguien con quien quiera “tomar café”, o “debatir” sobre según qué temas, o en resumen, tenerle en la lista de personas con quien intercambiar lo que sea. Al final, el concepto de respeto que obliga a “seguir teniendo relación con alguien” no es el concepto de respeto que yo tengo, y por lo tanto no lo practico. Puedo respetar las opiniones de alguien (cuando son opiniones), y eso no implica tener que ser amigos, o tener que aguantar según qué cosas. Como he dicho en otras ocasiones, la libertad plena del individuo que decide donde o con quien estar, puede permitir a cualquiera respetar opiniones sin tener que atarse a nada ni a nadie. Creo que es obvio, pero lo pongo por si acaso alguien lo duda.

Y el tercer concepto del que hablo en esta larga parrafada es el de “libertad de expresión”. Yo entiendo la libertad de expresión como una definición que también aparece por internet, “Representa la posibilidad de realizar investigaciones, de acceder a la información y de transmitirla sin barreras”. Pienso que la libertad de expresión es algo que debe mantenerse en un ámbito público, dado que siempre puede haber “receptores” del mensaje que lo quieran recibir. Pero si hablamos de un ámbito privado, la libertad de expresión como tal es un concepto erróneo, porque no está configurado para entornos privados en esos términos, y termina en tanto en cuanto los receptores no deseen el mensaje o les afecten a otros de los derechos que tienen configurados como propios y fundamentales. En el caso de un grupo, o un foro, o una reunión, la libertad de expresión se circunscribe a los propósitos del grupo, foro o reunión. Es como si en una reunión de alcohólicos anónimos me voy a vender “motos” y no me dejan hablar. Me puedo quejar de que no hay libertad de expresión en “alcohólicos anónimos”, pero la realidad es que mi “venta de motos” no tiene nada que ver con el objeto de la reunión, y si me dejan seguir contando las bondades de las motos que vendo, probablemente la reunión no serviría para el objeto que se creó, y el impedirme “vender motos” no es un ataque a mi libertad de expresión. Para vender motos, o cualquier otro asunto que no tenga nada que ver con el propósito de la reunión, el lugar debe ser otro.

Creo que con esto mi punto de vista sobre estos tres conceptos está más o menos claro. Que puede no ser compartido por alguien o muchos, o incluso todos, seguro, pero son los míos, y son los que aplico. Y como siempre, quien quiera comentar sobre este tema, manteniendo respeto a las normas (recordad que felizmente se mantiene siempre dentro de un ámbito privado), sed bienvenidos, tanto en la página, como en el grupo off-topic.

jueves, 3 de julio de 2014

¿Metal, goma o porcelana?

Para los que no lo sepáis, en resistencia de materiales se suele hablar de que cuando se ejerce una fuerza sobre un material, tiende a deformarse (estirarse o encogerse, en función de qué fuerza se ejerza), y si dejas de aplicarle fuerza, vuelve a su estado original. Sin embargo, a partir de un punto conocido como punto de fluencia, el material se queda deformado permanentemente, y sin incrementar la fuerza puede romperse.
Leer más...
Así, si a una goma la sometemos a un esfuerzo y la estiramos, efectivamente se alarga. Y si dejamos de hacer fuerza, vuelve su lugar de origen. Si estiramos mucho se alarga, y en un momento concreto rompe.

Por otro lado, a una probeta de metal, si la sometes a una fuerza también se deforma y vuelve a su punto de origen, aunque mucho menos que la goma, y mediante la aplicación de una fuerza bastante mayor.

Sin embargo, la porcelana, cuyas propiedades elásticas son prácticamente nulas, cuando la sometes a una fuerza no se deforma, la soporta, hasta que, en un punto concreto, pasa el punto de fluencia, y se rompe, sin haber avisado.

Las personas, tienden a comportare como los materiales. Así, a groso modo, podemos dividirnos en tres tipos de personas:

Por un lado está la persona “goma”, en la que se puede percibir muy pronto como las cosas le afectan, desde el más mínimo conflicto, y por tanto, eres capaz de predecir cuándo va a romper, cuando se le va a llenar el vaso.

También se puede distinguir a la persona “metal”, que tiene más aguante, pero también en este caso, ves cómo le afectan las cosas, aunque siempre se ve menos que en caso de la persona “goma”.

Y por último,podemos encontrar a la persona “porcelana”, que aguanta, aguanta, aguanta, no se le nota, y en un punto concreto llega al límite de fluencia, se rompe, y nadie de la parroquia se explica por qué ha explotado así. Seguro que conocéis algún caso. Ahora ya sabéis por qué. La física es la respuesta a todo...

¿Qué os consideráis, porcelana, metal o goma?

lunes, 30 de junio de 2014

Enhorabuena

Hoy me he enterado de que un@s cuant@s compañer@s han terminado el primer paso de su camino en la psicología. No es que sean los primeros, el año pasado hubo algunos, pero desde luego, este es el año en el que el número de graduados con los que hemos compartido penurias, estudios, trabajos, desvelos y sueños ha sido mayor. Leer más...

Siento envidia, sana, eso sí, y más teniendo en cuenta como se ha ralentizado mi paso por la psicología, porque a mí me quedan aún unos cuantos años, si es que llegamos al final, que ya veremos.

No me extiendo más. No voy a poner sus nombres por si me dejo a algún@, pero tod@s y cada un@ de ell@s sabeis que me refiero a vosotr@s. Ha sido un honor y un privilegio haberos conocido, y haber compartido camino y vagón.

Y para los del año pasado, como el año pasado no escribí nada, mis disculpas. Ya hay incluso algún master por ahí que ha compartido dichas y desdichas en felizmente.

Enhorabuena a todos. A mejorar las mentes del mundo, y haced honor al nombre… feliz-mente. Gracias por haber estado, y enhorabuena.

sábado, 28 de junio de 2014

La primera versión y las tres opciones

No es la primera vez en la que se publican carteles y demás donde se explica que los psicólogos no son adivinos, no tienen una bola de cristal, ni psicoanalizan de forma continua. Completamente de acuerdo. Sin embargo, socialmente, como he dicho en innumerables ocasiones, a los psicólogos sí que se les supone un plus de sentido común, y de vista global. Leer más...

Es cierto que desde primero de carrera, se nos explica que la psicología del sentido común no debe ser la que guíe a un psicólogo. Pero eso no significa que haya que dejarla desaparecer de la ecuación.

Por otro lado, tengo ya mis años, y una cosa que he sabido desde siempre, mucho antes de entrar en la Uned, es que nunca, jamás, se debe aceptar la primera historia que me cuentan, la primera versión de unos acontecimientos, o la primera versión de una historia que llega a mis oídos. No escuchar al que más grita, al que más se queja o al que más llora. No todo el mundo es bueno, ni todo el mundo es malo, y en muchas ocasiones las cosas no son lo que parecen, las apariencias engañan. Se intriga, se manipula, se miente, y si se acepta una “verdad” que no lo es, al final estamos haciendo un flaco favor a la justicia. Las conclusiones precipitadas, en muchas ocasiones, además de precipitadas, son erróneas. Algo que parece que lleva a una conclusión, en multitud de ocasiones solo lo parece.

Cuando se decide tomar acciones, o tomar partido, hay que estar muy seguro de conocer todos los elementos que nos motiven a actuar en uno u otro sentido. Infinidad de ocasiones, una actuación, al cabo del tiempo, acaba en palabras tragadas por no haber contrastado la información o con injustos “linchamientos” a quien pasaba por allí, o directamente a quien no ha llorado, no ha gritado, se ha callado, o no ha entrado a determinados juegos. Lamentable, pero cierto. Solo hay que leer según que muros.

Vivimos en el país del Sálvame, de los corrillos, de los rumores, de los cuentos y de los “privados”. Cuando te enfrentas a una acusación con gente que grita, llora, se autocompadece o manipula tienes tres opciones: La primera, callar. La segunda, jugar al juego de los de “sálvame”, entrar a saco en peleas absurdas, y probablemente acabar de mal humor y pringado de barro hasta el cuello. Y la tercera, es contar tu verdad a quien quiera escucharla, desde la calma y la distancia del tiempo. Tiendo a decantarme por la tercera. ¿Por qué?

Porque en el caso de la primera, tienes que esperar que las personas tengan la visión de buscar más allá de la superficie, rascar un poco en las apariencias, o por lo menos recabar las versiones de todas las partes. Eso, que podríamos suponer que es lo que deben hacer personas que se dedican o se van a dedicar en la psicología, por experiencias pasadas puedo afirmar que no es así, no al menos en todos los casos. Se suele aplicar el corolario de “el que calla otorga”. Si alguien decide no discutir, por las razones que sean (que las hay), se asume que calla asintiendo con lo que se dice de esa persona. No sé en otros casos, en el mío, no es así. Si callo, es porque aplico el refrán del “cerdo o el burro”. Una vez oí a alguien ese principio, refrán o corolario. Me hizo mucha gracia, y en muchas ocasiones lo aplico. Es más, cuando no lo aplico, porque a veces cuesta quedarse callado, tiendo a “reparar lo dicho”, me callo, retiro lo dicho y me voy. En resumen, si aceptáis mi consejo, no os molestéis en discusiones huecas o absurdas.

En el caso de la segunda opción, está claro que hay que tener “estómago” para dedicarse a ir de muro en muro, de privado en privado, haciendo política, ahora que está tan de moda, perdiendo el tiempo y la paciencia. La verdad, yo no estoy en eso. Cierto es que a la gente que lo aplica le suele salir bastante bien, porque es muy laborioso informarse antes de hacerse una idea mental sobre una situación. Es más cómodo comer la “basura” que nos dan digerida, en vez de molestarse a comprobar si esa “basura” guarda relación con la realidad.

La tercera opción es la mejor. ¿Por qué? Porque al final se produce una selección natural de las personas, a mi juicio, más válidas. Aquellos que no se molestan en saber si son ciertos los rumores, los dichos, las acusaciones o las atribuciones, no merecen mi crédito, y más, si se van a dedicar ala psicología. Aquellos que no han llegado a conclusiones precipitadas, que toman su tiempo, que deciden en base a todos los datos de la ecuación, son, siempre desde mi punto de vista, a quienes quiero tener cerca, de quien puedo aprender, de quien merece la pena sacar conclusiones, y a quien puedo dar crédito en el futuro, incluso aunque sus conclusiones no coincidan con las mías, que por supuesto no tiene por qué ser así.

Total, que mi consejo para hoy, es que no te creas todo lo que te dicen, no des por cierto todo lo que te cuentan. Incluso aunque las apariencias puedan apuntar hacia un lado, a veces son inclinaciones forzadas o interesadas. Ese principio que se aplica en periodismo, sobre contrastar las fuentes, pienso que debe aplicarse en todos los ámbitos de la vida, y en psicología más.

Y si sois los agraviados, los catalogados en los muros ajenos, los difamados, los juzgados por quien realmente no está legitimado a juzgar, mi consejo es "ladran, luego cabalgamos", aprender a silbar (como bien dice una compañera), y adoptar la tercera opción. Puede que al final del proceso tengas menos gente alrededor, eso es cierto, pero será gente de mucha más calidad. Y en el fondo es lo que merece la pena. Las multitudes “huecas” no aportan nada. Y si son de futuros psicólogos, menos aun. Con el tiempo, la verdad se abre camino, y podrás exponer tus razones con el aval del tiempo, y la experiencia. Suerte.

Este hilo se presta poco a los comentarios. Pero si alguien quiere comentar algo, como siempre, en el muro de la página de Facebook, o en off-topic.

martes, 24 de junio de 2014

El dilema, dejarlo o no dejarlo

Cuando comencé a escribir en el blog sobre mi experiencia en la Uned, tenía una idea sobre el tiempo que me iba a llevar acabar el grado, para lo que iba a servir, de cuánto tiempo disponía y el rendimiento que le iba a sacar a ese tiempo. Decía que mi vida laboral pensaba que estaba encauzada, y el plan de futuro estaba hecho y claro, cristalino. Leer más...

La realidad es que las cosas cambian, mucho más rápido de lo que pensamos o de lo que a veces nos gustaría. Un grado que iba a servir para ejercer, que iba a acabar más o menos rápido, y un entorno laboral estable que no pensaba cambiar, se transformó en un par de años en un grado que no es habilitante para lo que yo tenía planeado, en un cambio de trabajo (en teoría para mejorar y con carácter temporal, veremos si al final retorno a mis orígenes o le cojo gustillo a lo que hago ahora), y en un cambio de prioridades, desde lo lúdico a lo pragmático.

Total, que llevo dos cursos sin estar matriculado de nada relacionado con la psicología. El primer curso hice un curso de adaptación a grado de ingeniería mecánica, y actualmente estoy haciendo un master en dirección administración de empresas. Mi trabajo actual es mucho más absorbente que una compresa con alas, y, en resumen, por muy bien que pueda distribuir mis tiempos, con tanto trajín no da para todo.

El caso es que este último curso, me planteé matricularme de alguna asignatura, porque es cierto que cuanto más se deje algo, menos posibilidades hay de retomarlo. Pero la realidad era que, con el trabajo nuevo, dudaba entre si me daría tiempo o no, y como digo, a nivel práctico y tal y como está el patio, era mucho más práctico estudiar algo que me enriqueciera a nivel CV.

Además de todo, dejé de llevar los grupos de estudio, y dejé también el campus. Me quedé solo con el blog en donde, como podéis ver, no he escrito últimamente, y el grupo off-topic lounge, donde es cierto que no he participado mucho el año pasado, aunque sí he leído prácticamente todo.

El dilema que se me planteaba para el próximo curso era, si cerrar definitivamente mi etapa en la psicología, dejarla en un “hasta pronto”, o retomarla, y ver qué pasaba.

Le di muchas vueltas en su momento, hablé con bastante gente, gente que lo dejó, y gente que no, y mi opinión final es que hay que seguir. Si no tienes tiempo para diez asignaturas, entonces ocho, y si no tienes tiempo para ocho, seis, y así hasta una o dos. ¿Por qué? Porque la brecha se ahonda, y cuanto más tiempo pases desconectado el retorno va a ser más improbable, y a veces imposible.

Total, que si las cosas no cambian demasiado en estos meses, pienso matricularme de un par de asignaturas, al menos, el próximo curso, a ser posible amenas, y pienso estar mucho más en el off-topic lounge. De hecho, desde la última quedada, y los acontecimientos que aconsejaron que publicásemos las normas, estoy mucho más, y pienso seguir estando. Intentaré escribir algo más en el blog (tampoco voy a prometer que vaya a escribir todas las semanas, o en plazos concretos porque el tiempo no es infinito), y veremos cómo se dan las cosas. El año que viene, por estas fechas, quizás esté en condiciones de evaluar los resultados. Pienso que es preferible estar, incluso con dos asignaturas, a no estar, y finalmente desaparecer. Si se deja a medio camino, el esfuerzo no habrá servido para nada.

Bueno, tampoco es cierto que no haya servido para nada. He aprendido mucho, de hecho más a nivel práctico que académico, y como he dicho muchas veces que la Uned es una universidad de contrastes, he conocido a gente excepcional, en los dos extremos de la gráfica, excepcional por lo bueno, y por lo malo, lo cual agradezco. Supongo que al estudiar poca materia, la experiencia futura será menos intensa que la pasada, pero en cualquier caso interesante y beneficiosa.
De momento aquí seguimos. No hay tal dilema.

lunes, 23 de junio de 2014

Administración de off-topic- Condiciones básicas

Dados los acontecimientos de los últimos días, desde la administración de felizmente off-topic lounge queremos hacer constar, por si alguien no las conoce, las siguientes directrices, que son las que han guiado a off-topic durante sus tres años de existencia, y que seguirán guiando las acciones de la administración del mismo en el futuro: Leer más...

1. Off-topic lounge es un grupo creado, dentro del “círculo” felizmente, privado, formado por algunos alumnos y simpatizantes de psicología que acuden o han acudido a la Uned, como un lugar de esparcimiento, donde compartir alegrías, chistes, información, experiencias, ayudar al personal, etc… Somos unos cuantos los que estamos ahí solo para eso.

2. En ese lugar no hay sitio para los conflictos de ningún tipo entre miembros del grupo. No está creado para las cuitas, broncas, ofensas, insultos, y cualquier otra actitud o acción que genere mal ambiente o incomodidad. En ello se incluyen airear problemas personales entre miembros del grupo, o cualquier actividad, acto o publicación que, por acción u omisión, genere presiones, chantajes, builling, o haga la convivencia más difícil a cualquiera de los miembros del grupo.

3. Dentro del grupo se organizan “cosas”, eventos y demás. A veces se pide la opinión de los miembros, y en otras situaciones no. Corresponde a la administración establecer las normas de funcionamiento de aquellos eventos, o “cosas” organizados dentro del círculo felizmente, y a nadie más. Como es algo voluntario, por supuesto, y nunca obligatorio, quien no esté de acuerdo con las normas de cada evento o actividad particular lo lógico es que no participe en ello/a.

4. Como es natural, aunque es bueno recalcarlo por si alguien piensa lo contrario, no es un lugar de permanencia obligatoria, y su acceso está determinado por unas normas, es decir, la administración reserva el derecho de admisión, y por lo tanto, si se da el caso de los comportamientos del punto dos que directa o indirectamente generen mal ambiente o incomodidad al resto de los miembros, la administración se reserva también el derecho de expulsión. También se reserva el derecho de suprimir aquellas publicaciones que no tengan nada que ver con los objetivos del grupo, establecidos en el punto uno, sin que se vaya a mantener ningún tipo de discusión al respecto, ni por eventos del pasado, ni en el futuro.

5. La antigüedad o cualesquiera otras circunstancias individuales de cada uno, no generan derechos añadidos en cuanto a la inmunidad con respecto a las normas establecidas por la administración. Las normas son iguales para todos, independientemente de su antigüedad, y particularidades personales. Tampoco se generarán privilegios “grupales” ni se aceptarán chantajes o presiones porque sean varios miembros los que quieran modificar las normas establecidas por la administración.

6. La administración se reserva el derecho a modificar las presentes normas en cualquier momento y en función de las circunstancias que se den, sin previo aviso. Eso sí, se informará cumplidamente a los miembros de estos cambios.

Todas estas normas se resumen en una: Aquí se viene a pasarlo bien, y a ayudar a quien lo necesite, ya sea desde un punto de vista académico o personal, y a nada más. No vamos a admitir ninguna excepción en eso.

domingo, 22 de junio de 2014

5th meet Felizmente

El 4th meet ha muerto. Viva el 5th meet felizmente.

Estad atentos. Habrá novedades...


martes, 17 de junio de 2014

4th Meet Alicante 2014

Una quedada pequeñita, pero con la esencia de las grandes. Una noche perfecta, a pesar de los desafinados, un Boss con una voz sorprendente, y como siempre, armonía. También es verdad que fue más íntima, y no fue anunciada más que en off-topic. El año que viene, en cuanto se decida el destino, se publicará por aquí.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Foro y campus temporalemente fuera de servicio

Como parece que el tema dura, y sois muchos los que preguntáis, paso a contar como está el tema y como va a quedar. Leer más... En Mayo comuniqué en off-topic que dado que había cambiado de trabajo, que me llevaba mucho tiempo y demás, no iba a poder atender el campus y el foro, y los iba a cerrar. Por parte de compañeros de allí se habló de que otros retomasen el tema. Por mi parte, les dije que perfecto. Les daría los ficheros de todo, para que hubiera continuidad con lo anterior. El foro y el campus se trasladarían a un nuevo dominio, y yo enlazaría a ambos desde el blog. Y así fue, salvo que ha habido un problema con el nuevo dominio, y tardará unos días (no espero que más de una semana desde ahora). Existe la convicción y el compromiso de que el tema vuelva a funcionar en cuanto se solucione eso, eso sí, moderado y administrado por otras personas de off-topic felizmente. Os lo haré saber, y modificaré los enlaces a ambos, foro y campus, en cuanto esté el tema solucionado y en marcha.